Obama bailó el tango con Mora Godoy en la cena de gala

El presidente de Estados Unidos bailó tango y elogió a sus anfitriones. Degustó algunos manjares de la cocina local. Un noche perfecta con 400 invitados.
Jueves 24 de marzo de 2016
Funcionarios del Gobierno, mandatarios provinciales, legisladores, dirigentes opositores, sindicalistas, jueces de la Corte Suprema y personalidades de la cultura y el deporte, entre más de 400 invitados, participaron esta noche de la cena de honor que el presidente Mauricio Macri ofreció a su par Barack Obama y su esposa Michelle.

El mandatario estadounidense arribó cerca de las 20.00 al Centro Cultural del Bicentenario (ex CCK), donde fue el invitado central de la cena de que organizó el Gobierno y que culminó su primera jornada de actividad en la Argentina.


Allí, Obama y su esposa Michelle fueron recibidos por Mauricio Macri y Juliana Awada, y de inmediato se ubicaron en la mesa principal del salón para que los dos presidentes den sus respectivos discursos.

Asimismo, el mandatario norteamericano se animó a dar algunos pasos bailando un tango junto a la prestigiosa bailarina del rubro Mora Godoy.

Entre los invitados estuvieron la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, varios ministros del Gabinete, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, y la secretaria de Relaciones Parlamentarias, Paula Bertol.

De la oposición estuvieron los diputados Sergio Massa (Frente Renovador), Diego Bossio (Justicialismo), José Luis Gioja (FpV), el gobernador Juan Manuel Urtubey (Salta), y los senadores Miguel Ángel Pichetto y Omar Perotti (FpV).

Entre las personalidades del espectáculo asistieron las conductoras televisivas Mirtha Legrand y Susana Giménez, mientras que también estaba invitado Marcelo Tinelli, quien al final no asistió, en momentos en que su relación con Macri no pasa por su mejor momento.

También asistió la nieta de Mirtha, Juanita Viale, quien se encontraba con su hermano Nacho Viale y a sólo cuatro mesas de separación de Martín Lousteau, el actual embajador argentino en EE.UU., con quien la actriz tuvo un polémico affaire.

Asistieron a la cena también el actor Martín Seefeld, el neurólogo Facundo Manes y en representación del sindicalismo estuvieron Juan Carlos Schmid, Omar Maturano y Gerónimo Venegas, entre otros.

También fueron los jueces de la Corte Suprema de Justicia Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco, mientras que entre los representantes de deporte estuvieron el DT de Boca, Guillmermo Barros Schelotto, y la exjugadora de hockey Luciana Aymar.

Allí degustaron un menú compuesto por trucha ahumada con vegetales de entrada, cordero al horno con papas de plato central y volcán de chocolate como postre.

En su discurso, Macri destacó que la visita de Obama se da en el "momento perfecto", cuando los argentinos decidieron "construir una relación madura y sensata con todos los países del mundo".

Además invitó a Obama y su esposa Michelle para que "el año próximo" regresen a Bariloche y puedan quedarse "más días" en la ciudad turística.

En tanto, el mandatario norteamericano indicó que este encuentro en la Argentina marca "un nuevo comienzo" en la relación bilateral y destacó los valores que ambos pueblos comparten.

"Aquí, en Buenos Aires, vemos como usted desea comprometer a la Argentina con la comunidad global para establecer el liderazgo histórico que Argentina tuvo durante muchos años, y lo acogemos con beneplácito", puntualizó el presidente de los Estados Unidos.

Además, prosiguió: "Tenemos muchas cosas en común. Compartimos los valores de la libertad, la oportunidad, el compromiso ante la justicia, los derechos humanos y el estado de derecho. Intentamos cumplir con el ejemplo de un argentino singular: su Santidad el papa Francisco".

En su discurso, Macri miró a su par y alzando la copa le dijo: "Lo invito a brindar por el futuro y el bienestar de nuestra gente y por la paz".

Además, bregó para que en América "no haya pobreza y eso requiere mejor educación, trabajo de calidad y que todos juntos se luche contra el narcotráfico y el terrorismo".

Obama le prometió que regresará con Michelle porque la Argentina "es un país es extraordinario y su gente es maravillosa".

A su vez, dijo que lo "conmovió" la visita a la Catedral Metropolitana y, por último, brindó por "Mauricio y Juliana y la amistas de nuestros pueblos".