Videos de La Rosadita: "Me apabullaron y asquearon"

El presidente Mauricio Macri reclamó que la Justicia tenga "ritmo y velocidad" en las causas sobre presuntos hechos de corrupción. "Me pareció una situación realmente abusiva", remarcó.
Viernes 25 de marzo de 2016
El presidente Mauricio Macri aseguró que los videos de la financiera La Rosadita lo "apabullaron y asquearon" y reclamó que la Justicia tenga "ritmo y velocidad" en las causas sobre presuntos hechos de corrupción.

"Me apabulló, me asqueó, me pareció una situación realmente abusiva", expresó el mandatario, al ser consultado sobre su impresión respecto de las imágenes en las que se ve a miembros de la financiera SGI, entre ellos Martín Báez, hijo del empresario Lázaro Báez, contando una gran cantidad de dólares y euros.

El jefe de Estado subrayó que "guardando el respeto institucional del caso, en esta etapa que comienza la Justicia tiene que actuar en forma independiente, tiene que saber que no va a tener un Gobierno que va a interferir".

"La Justicia debe tener un ritmo, una velocidad para hacer las cosas que nos pongan en tiempo real. No podemos estar totalmente desfasados en los tiempos de lo que pasa por la Justicia", reclamó Macri, al tiempo que indicó que "la Argentina de la confianza es una en la que hay poderes independientes".

Respecto de la relación entre el Poder Ejecutivo y el Judicial, subrayó: "El Gobierno va a estar abierto a toda requisitoria de información, aún en los casos en los que toque investigar a un funcionario mío".

"Tengo que ser respetuoso, más allá de que en muchas causas que vamos encontrando los querellantes somos nosotros", aseveró el mandatario.

En ese sentido, afirmó que el Gobierno está haciendo "una radiografía exacta y precisa" de la herencia recibida por parte de la expresidenta Cristina Kirchner.

"Estamos haciendo una radiografía exacta y precisa de lo que recibimos el 10 de diciembre, cuál era la real situación, el real punto de partida", concluyó.

Días atrás, Macri había dicho que sentía "bronca, hartazgo e impotencia" tras la difusión de las imágenes que mostraban a varias personas contando millones de dólares y euros en efectivo en la financiera SGI, razón por la que horas después el juez federal Sebastián Casanello los citó a indagatoria.

Por su parte, el ministro de Justicia, Germán Garavano, había resaltado que el Gobierno está "en condiciones de proteger a los testigos" que aparecen en los videos de la financiera denominada "La Rosadita", si la Justicia lo solicita.