Los negocios de Cristina con el hijo de Lázaro Báez

Martín Báez es socio en la firma Valle Mitre, que manejó los hoteles de ella y de otras firmas que también le alquilaron cuartos que nunca fueron utilizados.
Lunes 28 de marzo de 2016
Las empresas creadas por Martín Báez, hijo de Lázaro, en los años del gobierno kirchnerista se cruzan con la familia Kirchner. En El Calafate y Río Gallegos, los vínculos entre la ex Presidenta y el hijo del empresario K crecieron a través de las constructoras y el rubro hotelero.

En 2007, Martín Báez adquirió el 46% de Valle Mitre SRL, la misma que administró los hoteles Alto Calafate, La Aldea de El Chaltén y Las Dunas, todos propiedad de la ex Presidenta.

Ese vínculo comercial se expandió cuando con esa empresa los Báez le alquilaron a Cristina habitaciones en sus hoteles por una cifra que llega a los 14 millones de pesos. Recordemos que siete empresas del grupo contrataron habitaciones que nunca se utilizaron.

Durante 12 años, el patrimonio de Martín continuó expandiéndose: en cinco años según consta en la causa Hotesur, creció 1200% cerrando el 2013 con 29 millones de pesos.

Fuera de esta ingeniería financiera denunciada por presunto lavado de dinero, Martín Báez es dueño del 50% de la sociedad La Aldea, que dirige el hotel que lleva el mismo nombre, propiedad de Cristina Kirchner.

La hostería, ubicada en el Chaltén, se levantó sobre un terreno que le pertenece a Los Sauces S.A firma del hotel boutique de la ex Presidenta.

Fuera de los negocios hoteleros, el fútbol también une al hijo del empresario K y a la ex Presidenta. El 2 de mayo de 2011, Cristina Kirchner viajó a Río Gallegos, donde junto a Martín inauguró el Club Boca Río Gallegos que él preside y dirige.

Ese día Martín le pidió que sea la madrina del Club, cuya sede cuenta con un microcine. Cosas del destino: la primera película que se proyectó allí fue la biografía de Néstor Kirchner.