Aumento en el agua: detalles según la zona

Los usuarios de AYSA recibirán en sus próximas facturas un aumento del 300% en promedio. Sin embargo, los aumentos variarán según la zona. Conocé todos los detalles.
Viernes 1 de abril de 2016
Los usuarios de AYSA también deberán rasgar más profundo en sus bolsillos para pagar la próxima factura de agua. La empresa estatal aumentará un 300% en promedio la tarifa de sus servicios, que pasará de $ 132 a $ 500 por bimestre en la mayor parte de los casos.

Los incrementos serán distintos según la zona. Por ejemplo, una casa en Villa Fiorito que sólo recibe el servicio de agua pagará 121 pesos, 365% más que los 26 pesos que desembolsaba hasta ahora, mientras que un vecino de Villa Lugano con servicio de agua y cloacas que pagaba $ 51 recibirá una factura de $ 244, es decir, un 378% más que hasta marzo.

Un departamento en Ramos Mejía con agua y cloacas pagará un 320% más ($ 885 en comparación con los $ 210 actuales), y una casa en Caseros desembolsará $ 383, casi cinco veces más que hasta ahora.

Las zonas más acomodadas también sufrirán aumentos importantes, aunque con algunas inequidades que posiblemente se resuelvan en ajustes futuros. Por caso, un departamento de 150 metros cuadrados en Puerto Madero pagará $ 1100 en comparación con los $ 350 que desembolsaba hasta ahora, mientras que un vecino de Olivos, que pagaba $ 600 por ambos servicios, pagará $ 1900. En Recoleta, un departamento tipo abonaba $ 505. Ahora desembolsará $ 1600.

Tarifa social

Igual que en los demás servicios, AYSA implementará también una tarifa social, aunque distinta respecto de los casos de la luz y el gas. La recibirán quienes en el hogar sumen ingresos menores a dos haberes mínimos. Con sólo ese requisito recibirá automáticamente la tarifa subvencionada. Debe presentarse, con su número de factura y el documento de identidad, en una oficina comercial de la empresa o en las oficinas móviles que instalará en los próximos días en centros estratégicos. Luego de completar una declaración jurada, se irá con el beneficio, que luego deberá refrendar, o no, el ente regulador, que cruzará datos.

Quien esté incluido en la tarifa social pagará un máximo de $ 168 por bimestre. Ese número puede bajar hasta cero, según los casos.

El ajuste del agua le permitirá al Gobierno reducir las partidas destinadas a la empresa. AYSA recauda a través de la factura unos $ 3000 millones anuales, pero tiene costos operativos por $ 11.000 millones, a los que se suman otros 2 millones dedicados al mantenimiento de las instalaciones. Según los cálculos oficiales, el aumento de la tarifa le permitirá cubrir sus necesidades operativas, pero no el resto de las costos. Entre ellas se encuentran las eventuales inversiones que haga la empresa para ampliar sus servicios.

El impacto de los ajustes del agua comenzará a notarse en las boletas que lleguen a partir del 26 de este mes y tengan vencimiento a partir del 12 de mayo.

La empresa maneja un dato curioso al momento de justificar los aumentos: si el kirchnerismo no hubiese mantenido la tarifa pisada, AYSA podría haberles llevado agua potable y cloacas a todos los usuarios dentro de su área de concesión.