Comenzó el proceso de juicio político a Dilma Rousseff

El Congreso dio el primer paso hacia la destitución de la presidenta con la presentación de un informe donde denuncian su accionar.
Jueves 7 de abril de 2016
El Congreso brasileño dio ayer el primer paso hacia un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, con la presentación de un informe en el que se recomienda avanzar hacia un proceso con miras a su destitución, basada en la apreciación de los llamados "delitos de responsabilidad" previstos en la ley.

La sesión tuvo un comienzo tormentoso, con un agitado debate que demoró por algunos minutos el comienzo de la lectura del informe del diputado instructor, que de todos modos debió pedir silencio durante varios tramos del informe.

El informe, redactado por el diputado Jovair Arantes, quien actúa como instructor de una comisión especial de la Cámara Baja, supone apenas el primero de los escalones del engorroso proceso que definirá si Rousseff responderá a un juicio político.

"Como la denuncia contiene todas las condiciones jurídicas y políticas necesarias para su admisión, concluye el instructor por la aceptación jurídica y política de la acusación y por la consecuente autorización para la instauración, en el Senado, del proceso por crimen de responsabilidad" contra la mandataria, indicó Arantes.

Las acusaciones formuladas por la oposición dicen que Rousseff incurrió en maniobras contables para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar presupuestos mediante decretos, y acumular deudas y contratar créditos con la banca pública, pese a que la legislación lo prohíbe. Todo eso, según la parte acusadora, constituyen "delitos de responsabilidad", que la Constitución brasileña contempla entre las causas que pueden llevar a la destitución de un mandatario.