¿Batman o Superman? Ninguno, La Mujer Maravilla

Viernes 8 de abril de 2016
Compré mi entrada, me senté junto a mis amigas y me propuse disfrutar de una película de Cómic de la que todo el mundo habla y de la que no podía dejar de ser parte: Batman vs. Superman, La Liga de la Justicia.

Fui con todas mis expectativas a ver el gran clásico del cine, esta vez de la mano del director Zack Snyder, que junto a Warner Bros y DC Comic van en busca de capturar espectadores y darle batalla a Marvel con sus ya clásicos protagonistas de Los Vengadores (The Avengers).

Para mí, y seguramente muchos, es imposible no recordar al querido Christopher Reeve cada vez que escucho la melodía del Super Hombre que vestido de azul y rojo (sin ser de San Lorenzo ni del Barcelona) vuela por los aires en busca de hacer Justicia como buen paladín que siempre fue. Detrás suyo, la siempre querida y odiada Luisa Lane. Esta vez, él es el atractivo y musculoso Henry Cavill. Ella, la bella pelirroja Amy Adams que lo sigue a sol y sombra porque se muestran más enamorados que nunca. Un tortolito que hace cualquier cosa por salvar a su novia, aunque caigan edificios en masa y puedan registrarse víctimas fatales. Así saldría titulado en el periódico Daily Planet.

Claro que en esta ocasión, de la vereda de enfrente no está cualquiera: está Batman, el superhéroe de Ciudad Gótica. A lo largo de la historia, ambos se disputan por ver quién es el más fuerte y el más querido de la población... y de los espectadores. Celos propios de cada uno llevan a hacer una aburrida intro de una hora donde se mezclan las historias de los protagonistas principales hasta llegar a la pelea tan esperada.

En medio de esa lucha entre el hombre murciélago de Ciudad Gótica vs. El Super Hombre que se debilita con la Criptonita, hay alguien que aprovecha la guerra de egos para hacer de las suyas y sorprender con sus locuras: Lex Luthor (Jesse Eisenberg). Un personaje muy distinto al recordado que se asemeja más a un Guasón, pero que sin embargo divierte y es de lo mejor del film.

¿Y Batman? ¿Y Superman? El primero, tiene a Ben Affleck en un gran papel, poco imaginado. El segundo, tiene a un Cavill que va acostumbrándose a lucir muy bien la capa roja con el paso de las sagas de DC Comic.

Pero, ¿quién es el mejor de los dos? Ninguno, quien se lleva todos los aplausos es... La Mujer Maravilla. La hermosa israelí, Gal Gadot roba protagonismo con sus apariciones. No sólo por su belleza, sino también porque en el momento donde El Murciélago y El Super Hombre disputan su guerra de egos y queda evidenciado que padecen un complejo de Edipo (llamado Martha en ambos casos), la diosa del lazo mágico se lleva aplausos, gritos y hasta termina salvando la vida de Batman frente al monstruo creado por Lex.

Su mínima presencia, aunque no pasa desapercibida para nada, es el puntapie inicial a lo que será el film de Wonder Woman a estrenarse en 2017.

Más allá de los personajes, es imposible no destacar las impactantes imágenes en toda la película. Encanta la pelea entre ambos y la disputa final con Doomsday, el monstruo kriptoniano que nació de la mezcla de la sangre del desequilibrado villano con los genes del cadáver del General Zod. ¿Queremos ver más? Por supuesto, los superhéroes siempre encantan... y La Liga de la Justicia está llegando...

Por Claudia Seta
@setaclaudia