San Lorenzo venció a Huracán en el clásico porteño

Se impuso 1 a 0 con gol de Blandi. El "Ciclón" se quedó con un duelo parejo y polémico por el penal no cobrado al Globo sobre el final. Ortigoza falló un penal.
Sábado 23 de abril de 2016

San Lorenzo de Almagro festejó un nuevo triunfo en el clásico ante Huracán por un acotado 1-0, resultado que le permite mantenerse en lo más alto de la tabla de posiciones de la Zona 1, aunque quedará marcado por la polémica que se produjo a dos minutos del final cuando el árbitro Jorge Baliño no sancionó como penal una infracción que Matías Caruzzo le cometió a Ramón Abila en la puerta del área chica.

Nicolás Blandi, a los 14 minutos del segundo tiempo, con la colaboración del defensor de Huracán Federico Mancinelli, anotó el gol que le dio la victoria al Ciclón, que pudo haber ampliado la ventaja a los 36 de ese mismo período, aunque Néstor Ortigoza estrelló un penal contra el travesaño.

La virtud que le permitió a San Lorenzo quedarse con los tres puntos fue la capacidad que tuvo para aprovechar su mejor momento en el partido, más precisamente el segundo tiempo, algo que no hizo Huracán en los primeros cuarenta y cinco.

Todo comenzó con una situación clarísima de gol para Huracán. Ramón Abila ganó una pelota por derecha y metió el pase hacia adentro para el ingreso de Mariano González, quien sacó un remate derecha que salió pegado al ángulo superior izquierdo del arco defendido por Sebastián Torrico.

Corrían apenas 29 segundos y Huracán ya tenía todo claro: apostaba a ganar el mediocampo, y apostar a la velocidad de sus volantes externos para habilitar a Abila, mientras que San Lorenzo trató de basar su estrategia a partir de Ortigoza, pero a la idea de Pablo Guede le faltó la manera con la cual logró ser profundo.

El partido recién volvió a ser sacudido a los 9 minutos, y otra vez el protagonista fue González. Desde fuera del área el volante sacó un bombazo, la pelota se estrelló en el travesaño y una buena parte de su circunferencia picó dentro del arco.

A partir de ese momento el encuentro cayó en un pozo futbolistico, del cual ambos equipos fueron responsables, aunque quizá una mayor parte de ese responsabilidad recaía en San Lorenzo por el simple hecho de ser puntero (de la Zona 1) y local.

San Lorenzo arrancó el segundo período mucho más adelantado y a los dos minutos pudo haberse puesto en ventaja, pero el remate de Sebastián Blanco desde afuera del área fue rechazado por el arquero Marcos Díaz.

El equipo de Guede volvió a tener una nueva chance a los 8, pero el cabezazo de Caruzzo fue desviado hacia un costado en otra buena reacción de Díaz.

En su tercera oportunidad, San Lorenzo se puso en ventaja. Blanco, habilitó a Ortigoza, quien metió un pase en profundidad para Pablo Barrientos. El volante envió el centro, Mancinelli desvió la pelota y Blandi sobre la línea la empujó al gol.

Al poner en ventaja, Guede retrasó a su equipo y dejó que Huracán se le viniera encima, a tal punto que estuvo a punto de igualar a los 31 minutos, pero Abila, tirándose en tijera, disparó desviado.
En la jugada siguiente, San Lorenzo pudo haberse puesto 2-0. Ezequiel Cerutti intentó enviar un centro, Mauro Bogado puso la mano y Baliño sancionó el penal. Ortigoza se paró frente a la pelota, pero la estrelló en el travesaño.

Nada pasó desde ese momento, minuto 35, hasta los 43. Abila fue a buscar un pelotazo, le ganó la posición a Caruzzo, quien le pegó abajo y lo tiró. Clara infracción, todo el mundo esperó la sanción, pero Baliño hizo seguir jugando el partido.

San Lorenzo y su gente respiraron tranquilos y celebraron un triunfo, que quizá no debieron festejar.