Superclásico: Boca y River, empate hot en La Bombonera

Fue 0-0. Los dos jugaron "por el honor" ya que tienen la mira en la Libertadores. Pablo Pérez fue expulsado a los 12 minutos. Hubo un gol anulado al Millo, que fue más en todo el partido. Se fueron "calientes".
Domingo 24 de abril de 2016

Boca Juniors y River Plate igualaron sin goles en La Bombonera, en un clásico que estuvo signado por la inferioridad numérica del local desde el minuto 12 sin que su rival pudiera hacer pesar esa ventaja.

River mantuvo la iniciativa durante gran parte del juego pero jamás encontró profundidad, Andrés D'Alessandro no tuvo socios en el armado ofensivo y el partido transcurrió casi sin zozobras para el arco local.

Boca, disminuido, se refugió en una función defensiva sólida con un buen trabajo de Leonardo Jara, el jugador más destacado, que ocupó la posición de volante central desde el final del primer tiempo por la lesión de Fernando Gago, contó con una zaga central firme y limitó sus posibilidades de ataque al esfuerzo solitario de Cristian Pavón.

El estado del campo de juego, que tanto dio que hablar estos últimos días se vio muy mejorado respecto del partido anterior y el hecho que estuviera seco permitió que la pelota rodara mejor y se observó menos arena que cuando Boca enfrentó a Deportivo Cali y aunque el costado que da a los palcos se vio de color grisáceo el movimiento de los jugadores no se vieron entorpecidos.

River comenzó con mayor posesión, jugando en campo rival pero la primera maniobra de ataque bien armada le correspondió a Boca a los 6 minutos, con un comienzo de Jara, un buen pase profundo de Peruzzi, centro a ras de Pavón que Pablo Pérez no llegó a conectar.

La acción que iba a condicionar todo el desarrollo posterior tuvo lugar a los 12 minutos cuando después de una pelota parada a favor de River, Álvarez Balanta cargó contra Orión, Pérez reaccionó con una patada en el vientre del colombiano y el árbitro Darío Herrera correctamente resolvió la expulsión del jugador de Boca y la amonestación a Balanta.

Desde entonces se acentuó la tendencia con que había comenzado el juego. River tuvo el balón, D'Alessandro se constituyó en el eje de la distribución mientras Boca para salir solo contó con las pelotas largas para Pavón. De todas maneras River nunca fue profundo y las únicas jugadas de cierto riesgo para el arco local estuvieron dadas por un cabezazo alto de Alario a lo 35 tras un centro de Casco y un tiro libre de D'Alessandro que Orión desvió muy bien al corner sobre su izquierda a los 39.

En el segundo tiempo Boca se acomodó mejor en la mitad de la cancha, con Jara en el lugar que antes era de Gago, cedió menos terreno y por momentos sostuvo el balón con mayor prolongación que en la parte inicial.

River siguió igual, D'Alessandro era su guía pero muy lejos del área casi siempre y pero nunca tuvo un dominio absoluto pese a la ventaja numérica.

De River hubo un remate de D'Alessandro que contuvo Orión, una volea imperfecta de Alario también a las manos del arquero y un remate de D'Alessandro que Orión no retuvo pero Alonso que llegaba para convertir estaba adelantado.

Del lado de Boca a los 12, después de un centro de Peruzzi que rebotó en Alvarez Balanta, Barovero sacó con el pie al corner, a los 20 remató Jara desde fuera del área y contuvo el arquero, a los 33 un centro bajo de Pavón produjo una pifia de Insaurralde frente al arco y a los 37 en una aparición de Tevez por izquierda Barovero sacó tapó junto al primer palo.

El juego en líneas generales fue intrascendente, no respondió a las expectativas y aunque Boca quedó algo más satisfecho dadas las circunstancias, el empate ni premia ni castiga a ninguno de los dos.