Escándalo entre el gobierno kirchnerista, los empresarios Dromi y una compañía rusa

El alemán Lloyd Babbel cuenta su versión de la historia que lo deja en el medio de un escándalo por fraude con Enarsa. “El barco no existió, era mentira”, aseguró.
Domingo 24 de abril de 2016
El alemán Lloyd Babbel recuerda como “un fraude” aquel contrato millonario que firmó en representación de la firma Contrater Consulting, de Madrid, con Enarsa, la empresa estatal de energía creada por Néstor Kirchner que funcionó bajo la órbita de Julio De Vido, Roberto Baratta y Exequiel Espinosa. El acuerdo comercial era para la provisión de gas natural licuado (GNL) proveniente de Rusia, en plena crisis energética.

Babbel cuenta en un español casi perfecto, vía telefónica, su versión de la historia que lo deja en el medio de un escándalo entre el gobierno kirchnerista, los empresarios Dromi y una empresa rusa. Afirma que recibió los US$ 2,5 millones que el Banco Central le reclama a Enarsa por este negocio y los transfirió a los Dromi.

Los empresarios argentinos dicen que ese dinero fue descontado a Enarsa en un cargamento futuro de gas que los Dromi trajeron en 2009 y que por lo tanto no deben nada.

El Banco Central sigue reclamando el destino de los fondos. “Esto fue un fraude”, dice el intermediario. Y agrega: “No existía la empresa en Rusia. Así que el contrato después no se cumplió. Nos contrataban para conseguir el gas y vendérselo a Enarsa como intermediario. El barco y el gas eran rusos. Pero el barco no existió, era todo mentira".