La Justicia evalúa darle "destino social" a bienes de Lázaro Báez

El juez Casanello analiza qué hará con todo el material que fue incautado en el sur de la Argentina. Los campos de Báez podrían ser utilizados como una explotación social.
Jueves 28 de abril de 2016
El destino final será el decomiso y remate para que la plata que se obtenga se incorpore al Estado. Pero eso ocurrirá en caso que el empresario, ahora detenido, sea condenado en un juicio oral y público por lavado de dinero y esa sentencia quede firme.

Pero hasta que eso ocurra el juez federal Sebastián Casanello analiza la posibilidad de que los bienes tengan un uso social. Lo que se discute hoy en el juzgado es que, por ejemplo, los campos de Báez puedan ser utilizados como una explotación social.

Un caso similar que ya se aplica en la justicia ocurre con los talleres textiles clandestinos. Las máquinas de coser que se secuestran en los allanamientos son entregadas por los jueces a cooperativas de empleados.

Es una forma de que un bien utilizado por una organización ilegal tenga un uso social y reparativo. En el caso de Báez serían bienes adquiridos con dinero proveniente de un ilícito.

¿Cómo se podría aplicar? Una alternativa es que los campos de la familia Báez sean analizados por especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para que determinen cómo pueden ser explotados y darle una utilidad social.

Otro caso es el de los valiosos e históricos libros que se encontraron en la casa de Báez, en Río Gallegos: podrían ser entregados a un museo.

Lo mismo puede ocurrir con los aviones de la familia, los vehículos u otros bienes que se encuentren y a los que se les pueda dar un uso social.

Por ahora se trata de una idea que el juzgado analiza y previamente se deben dar otros pasos. Que los múltiples allanamientos –inéditos para la justicia argentina – finalicen, que se haga un inventario de todo lo secuestrado, que se determine qué puede ser utilizado socialmente, entre otros.