Aerolíneas: Gobierno quiere recortar 38% los subsidios

La empresa había acordado ayuda financiera por US$ 420 millones pero ahora pretenden bajarlos a 260 millones.
Jueves 28 de abril de 2016
Aerolíneas Argentinas tenía todo cerrado para que los subsidios terminaran el año en alrededor de 420 millones de dólares. Había arreglado un plan de acción para el ejercicio con los gremios. Pero hace menos de una semana, desde la Jefatura de Gabinete llegó otra cifra: había que cortar los gastos y bajar el déficit hasta que los aportes del Estado no superen los 260 millones de dólares para todo el año.

Llegar a fin de año con ese tope de transferencias, que llegó desde los despachos de Mario Quintana, uno de los laderos del Jefe de Gabinete, Marcos Peña , parece una quimera. Hace pocos meses, cuando su CEO Isela Costantini se sentó en el sillón de mando de la empresa, se hicieron las previsiones. Con lápiz rojo se anotó un número: 15.000 millones de pesos, algo así como 1000 millones de dólares. Esa era el monto que se necesitaría para continuar con la operación tal como la había dejado Mariano Recalde.

Fue entonces cuando en las primeras semanas se sucedieron varias y variadas reuniones entre el staff gerencial y los gremios. Se acordó un plan de acción y el resultado fueron los 420 millones de dólares de subsidios en el año. Entre otras cosas, la empresa ya dejó entrever que apostará por los vuelos de cabotaje con una fuerte presencia en plazas como Córdoba o Rosario.

"Sabemos que [la situación financiera] es muy grave y estamos haciendo muchísimas acciones comerciales muy agresivas para que pueda crecer la empresa. También estamos implementando SAP porque no estaban todas las transacciones dentro de sistema, había muchas facturas que se pagaban por afuera del sistema", dijo Costantini. Entonces reconoció que se llegó a entre 420 y 450 millones de dólares de resultado negativo para el año.

Sin embargo, dejó abierta la puerta a una rebaja en el subsidio, cosa que se confirmó después. La ejecutiva dijo que se sabía que, a cada paso que daba, el Gobierno encontraba problemas y déficit, y que posiblemente habría que reducir algunas partidas.

Según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), la empresa recibió en el primer trimestre desembolsos del Fisco por 1400 millones de pesos, algo así como 100 millones de dólares. La previsión anual a este ritmo está más cerca de los 400 millones que de los 260 millones de dólares que bajó como nueva meta.

En la compañía temen que rediseñar el alcance del ajuste ponga en jaque la relación con los gremios, que por ahora fluye.

La gestión Costantini muestra orgullosa algunos números de la operación. En los primeros tres meses del año reporta un 85% de puntualidad y un 98,6% de cumplimiento, es decir vuelos que no fueron cancelados. Según datos del mercado, en lo que va del año, la compañía ya transportó 3,8 millones de pasajeros.

La empresa, siempre con el acuerdo con los gremios, está inmersa en un plan que llevó a que se recorte el 30% del gasto no operativo. Sin embargo, esta nueva meta de subsidios anuales llevaría a revisar decisiones. Entre los ejecutivos de la compañía y los gremios tratan de buscar alguna solución a la deficitaria ecuación que implican varios destinos internacionales. No los quieren dejar de volar pero saben que allí se ubica gran cantidad de las pérdidas. Desde el Gobierno hay una mirada muy crítica con estos tramos. "Vamos a tratar de ver qué solución les encontramos para que no sean tan deficitarios", dicen en la empresa. Sucede que discontinuarlos implicaría, además, dar de baja algunos aviones que anotan números rojos cada vez que despegan.