Por la inflación cae el consumo y cambian los hábitos

Las familias resignan las marcas líderes y hacen las compras hasta en cinco comercios diferentes para buscar los mejores precios. Crecen las ventas de los productos más económicos.
Jueves 5 de mayo de 2016
Un estudio de la consultora CCR sobre las ventas en supermercados, autoservicios y almacenes reveló que la inflación ya comenzó a motivar cambios en el comportamiento de los consumidores.

En primer término, se registró una baja en las compras que promedió el 2,1% en el primer trimestre del año y se profundizó en abril con una baja del 3,6%.

Además, los consumidores concurren a una mayor cantidad de puntos de venta para comparar precios y son más racionales en la elección de los productos.

Un 63% se confiesa dispuesto resignar la compra de marcas líderes y migrar hacia segundas marcas. Las marcas propias de las cadenas de supermercados, que son más baratas, crecieron 20% en el primer trimestre.

La frase más común, en los focus groups es “busco la mejor relación precio-calidad”, cuenta Patricia Sosa, analista de la consultora. En este sentido, la proporción de consumidores “racionales”, es decir aquellos que no realizan la compra automática, sino que revisan puntualmente toda la góndola y compara productos y precios, pasó el 42% en 2015, al 51% este año, cuenta. En tanto los marquistas, es decir quienes sostienen “prefiero comprar productos de marca aunque tenga que pagar un poco más”, disminuyeron 4 puntos respecto del año pasado.

Básicamente, el cambio de rutina a la hora de comprar se debe a una presión inflacionaria del orden del 33,5% anual que deterioró el poder adquisitivo frente a salarios que en muchos casos no fueron actualizados. Sólo en el primer trimestre del año, según CCR, los productos de consumo masivo se apreciaron 4,2% en promedio. Los que más aumentaron fueron las golosinas (9,5%), los articulos de cosmética y tocador (8,2%) y los de almacén (7,3%). Este impulso de los precios, que no incluyen el aumento de tarifas los servicios públicos, llevó a buena parte de los consumidores a comprar más asiduamente en el canal mayorista, donde perciben una diferencia de precios del 30%, explicó Ricardo Fitz Simon, director de CCR.