La Justicia ordenó retomar la autopsia psicológica de Nisman

Julián Ercolini lo ordenó tal como lo había dispuesto la magistrada de instrucción Fabiana Palmaghini antes de que la causa pasara al fuero federal.
Lunes 9 de mayo de 2016
Julián Ercolini ordenó retomar la autopsia psicológica del extitular de la Unidad Fiscal AMIA Alberto Nisman, tal como lo había dispuesto la magistrada de instrucción Fabiana Palmaghini antes de que la causa pasara al fuero federal.

La pericia había comenzado a realizarse con reuniones por parte de expertos del Cuerpo Médico Forense, pero luego se suspendió cuando Palmaghini se declaró incompetente para seguir al frente de la investigación por la muerte del exfiscal.

En una resolución difundida este lunes, Ercolini también dispuso terminar la digitalización de la causa y luego compilarla en su totalidad en un "e book".

El pedido para retomar las tarea del Cuerpo Médico Forense fue efectuado por el fiscal federal Eduardo Taiano, quien quedó a cargo de la investigación la semana pasada.

El objetivo del estudio es conocer el estado anímico de Nisman los días previos a su muerte, de la que aún no se pudo determinar si se trató de un suicidio o un homicidio.

La causa quedó en el fuero federal luego de que la Sala VI de la Cámara del Crimen porteña rechazara un planteo de la defensa del empleado informático Diego Lagomarsino para que siguiera en el fuero criminal ordinario.

Si bien aún queda pendiente que la Cámara de Casación Penal defina el pedido de Lagomarsino para que el caso siga a cargo de Palmaghini, el mismo no tiene efecto suspensivo, por lo que no impide a la justicia federal avanzar con medidas.

La audiencia para escuchar a las partes que convocó Casación producto de la apelación del exempleado de Nisman fue fijada para el 14 de julio, y luego dispondrá de un máximo de cinco días para definir si el caso pasa al fuero federal o si se revoca.

Nisman apareció sin vida en su departamento de Puerto Madero el 18 de enero de 2015, cuatro días después de haber denunciado a la entonces presidenta Cristina Kirchner y su canciller Héctor Timerman por encubrimiento del atentado a la AMIA.