Estados Unidos realiza su primer trasplante de pene

El paciente, un hombre de 64 años, perdió su órgano a causa de un cáncer.
Sábado 21 de mayo de 2016
Un equipo de cirujanos del Hospital General de Boston (Massachusetts, Estados Unidos) anunció que se ha realizado el primer trasplante de pene con éxito de Estados Unidos.

La intervención, en la que participaron más de 50 personas de diferentes especialidades, se realizó hace una semana, duró 15 horas y tuvo tres fases: la reconstrucción de los genitales para dar una apariencia natural, el restablecimiento de la función urinaria y la recuperación de la función sexual.

El urólogo Dickens Ko y el cirujano plástico Curtis Cetrulo han indicado en una rueda de prensa que lo más complicado fue unir todo el sistema vascular del pene, que es muy complejo.

El miembro procedía de un donante fallecido y el paciente, Thomas Manning, es un hombre de 64 años que había perdido su órgano a causa de un cáncer. "Lo más duro es que alguien haya tenido que morir para que yo tenga un pene", se ha lamentado el receptor.

Si todo sale como está previsto, Manning recuperará su capacidad urinaria en unas semanas y su función sexual dentro de varios meses. Hasta el momento, se manifiesta entusiasmado y dice que se siente bien.

Antecedentes

Thomas Manning es el tercer hombre que se somete a una operación similar. El primer transplante de este tipo se realizó en 2006 en un hospital militar de Cantón (China). El paciente, de 44 años de edad, había perdido la mayor parte de su pene en un accidente y recibió el órgano de un joven de 22 años de edad que tenía muerte cerebral. A pesar del éxito, el receptor y su esposa sufrieron traumas psicológicos y el proceso se revirtió 15 días después.

Tras este revés, el cirujano francés Jean-Michel Dubernard, quien realizó el primer trasplante de cara del mundo, escribió que el caso "plantea muchas preguntas y tiene algunos críticos".

La segunda operación de esta índole lo realizaron unos especialistas de la Universidad de Stellenbosch (Sudáfrica), tuvo lugar en diciembre de 2014 y se convirtió en el primer trasplante de pene exitoso. El 13 de marzo de 2015 se informó que el destinatario recuperó todas las funciones del órgano: la micción, la erección, el orgasmo y la eyaculación.