Shell despedirá a otros 2.200 trabajadores

La petrolera ya anunció un ajuste de 10.000 empleados en febrero. La medida es para afrontar la debilidad de los precios del petróleo.
Miércoles 25 de mayo de 2016

La petrolera Royal Dutch Shell continúa con sus procesos de ajuste de de empleo y, apenas tres meses después de anunciar más de 10.000 despidos, este miércoles ha confirmado la salida de la empresa de otros 2.200 trabajadores, con lo que eleva el ajuste hasta el 20% de la plantilla. La compañía anglo-holandesa realiza estos recortes para disminuir los gastos y afrontar el periodo de precios bajos del petróleo. Las acciones de Shell suben en torno a un 1% en Londres.

El gigante petrolero llevará así a cabo un ajuste total de 12.500 trabajadores entre 2015 y 2016. En la nueva ronda de despidos, se verán afectados 475 empleados de Reino Unido e Irlanda. Se unen así al recorte de más de 10.000 empleos que anunció en febrero. El ajuste del 20% de la plantilla se produce para aprovechar las sinergias del proceso de integración de BG, la petrolera que adquirió el pasado año por más de 60.000 millones de euros.

"Son tiempos difíciles para nuestra industria y tenemos que tomar las decisiones más complicadas para asegurar que Shell siga siendo competitiva a través de la actual y prolongada recesión (en el sector)", asegura en un comunicado Paul Goodfellow, vicepresidente de Shell para Reino Unido e Irlanda, del que se hace eco Bloomberg. El ejecutivo alude de esta forma a los precios del petróleo, que rozan los 50 dólares, menos de la mitad que hace año y medio.

Royal Dutch Shell fue la última petrolera importante en revelar el daño sufrido por brusca caída de los precios del crudo, registrando un recorte del 89% en sus resultados anuales hasta los 484 millones de dólares. La compañía más grande de Europa en la industria petrolera ha presentado sus ingresos anuales más bajo en más de una década y ha destacado que tomará medidas adicionales para reducir los costes y hacer frente a la debilidad de los precios del petróleo, si es necesario. En concreto, las ventas se han reducido en un 22,7% hasta los 49.732 millones de dólares.

Las acciones, como en el resto del sector, se ven presionadas por el momento que vive el petróleo, aunque con el rebote de los precios del crudo también han repuntado. Así, los títulos de Shell suben más de un 9% en el acumulado de 2016, pero aun así a 12 meses pierden un 8,5%.