Femicidios: cada semana seis chicos quedan huérfanos

Según la organización civil La Casa del Encuentro, entre 2008 hasta 2015, 2.518 menores fueron víctimas indirectas de la violencia.
Domingo 29 de mayo de 2016
Unos seis chicos se quedan huérfanos por semana en la Argentina debido a los femicidios de sus madres a manos de sus parejas, que son detenidas y encarceladas.

El caso de Daiana Barrionuevo, asesinada por su pareja, y de cuyos tres hijos debió hacerse cargo su hermana, es un hecho referencial de una problemática sin solución: el desamparo de los hijos de víctimas.

En diciembre de 2014, Iván Rodríguez asesinó con golpes de maza en la cabeza a su pareja Daiana Barrionuevo, dentro de la vivienda que compartían en la localidad bonaerense de Moreno.

Delante de sus tres pequeños hijos, envolvió el cadáver en una frazada, lo metió en una bolsa de basura y arrojó los restos de la víctima a un río.

Luego, fue a una comisaría y denunció que la mujer había hecho abandono de hogar con un amante; la policía y la justicia, no la buscaron y de casualidad, el cadáver fue hallado un mes después, por lo que el hombre resultó preso; los niños, absolutamente desamparados, quedaron a cargo de una tía.

Todo el caso es brutal, pero lamentablemente no resulta aislado, porque cada semana se suman seis chicos a la lista de víctimas colaterales de los femicidios.

Desde 2008 hasta 2015, la organización civil La Casa del Encuentro registra 2.518 hijas e hijos de las 2.094 mujeres que resultaron víctimas del peor rostro de la violencia patriarcal.

Cintia Barrionuevo es quien tiene a cargo a los tres hijos de su hermana Daiana y a su vez, es mamá de tres niños: "No es fácil, cada jornada es un desafío gigante. En todo sentido. Porque es duro que mi hermana no esté, que le hayan arrebatado así su vida. Y hay que sacar fuerzas de todos lados para cuidar a los seis nenes. En el medio, se hace complicado contar con el dinero suficiente para alimentarlos, vestirlos y que tengan lo que necesitan, para el colegio y otras cosas", dijo la mujer a Diario Popular.

Desde La Casa del Encuentro, su titular Ada Rico indicó que "es muy importante que la sociedad reflexione sobre lo que deja el peor rostro del machismo, porque desde enero de 2008 hasta diciembre de 2015, registramos a 2.518 hijas e hijos de mujeres asesinadas en el marco de femicidios, con 1.617 que eran menores de edad al momento del hecho".

"Tenemos que hacernos cargo de estos chicos, de sus situaciones. En la enorme mayoría de los casos, esas madres asesinadas habían hecho denuncias previas, pero el Estado no respondió. Entonces, es necesario reparar ese daño, o al menos intentar una reparación. Las hijas y los hijos de víctimas de femicidios tienen derecho a contar con un ingreso mensual de dinero y obra social. No es un subsidio, ni una ayuda. Es un derecho", dijo Rico.

El departamento legal de La Casa del Encuentro viene elaborando un anteproyecto que se denomina Ley Brisa (nombre de la hija menor de Diana Barrionuevo, de tres años) y será presentado ante el Congreso de la Nación.

"No podemos dejar solas y solos a quienes perdieron a sus mamás de forma brutal. El Estado no escuchó, no protegió. Estos chicos quedan con secuelas, sufrieron muchísima violencia, y deben estar acompañados. A veces, las familias que los abrigan no cuentan con las herramientas o recursos. En ocasiones, hay hermanos que son separados. Por eso es tan necesario que el Estado diga presente. Porque, caso contrario, la victimización es eterna", señaló Rico.

"Sería muy importante contar con ayuda. Mi marido Machy trabaja muchísimo, pero no alcanza. Y las necesidades de los nenes son muchas. Ojalá que la Ley Brisa pueda salir pronto. No sólo por nuestro caso, sino por tantos chiquitos que pierden a sus mamás en femicidios y necesitan ayuda con urgencia", dijo Cintia.

Finalmente, Rico indicó que "las niñas y los niños que ya no tienen a sus mamás por femicidios, deben ser la prioridad de los distintos poderes del Estado, y la sociedad civil tiene que exigir que las respuestas aparezcan, porque tienen el derecho a vivir dignamente, con sus necesidades cubiertas y recibiendo mucho amor".