Se repite la inauguración que marcó un destino

EE.UU. y Colombia inaugurarán el torneo reeditando el duelo que sostuvieron en el Mundial de 1994 y que marco el destino del jugador Colombiano Andrés Escobar.
Jueves 2 de junio de 2016
Sólo un partido fue suficiente para establecer la historia de una rivalidad. Ese sería el que Estados Unidos y Colombia escenificaron en el Mundial de 1994.

El cuadro sudamericano llegaba a ese duelo de grupo con la obligación de ganar para pasar a la ronda de octavos de final y hacer valer su etiqueta de favorito para ganar la Copa del Mundo.

El conjunto de las barras y las estrellas se presentaba ante 93,000 aficionados en el Rose Bowl de Pasadena con una generación de jugadores que puso los cimientos para construir lo que hoy es una liga reconocida en todo el mundo.

El partido terminó siendo una verdadera tragedia para Colombia, no solo para su selección, sino para el país entero, al minuto 35, Andrés Escobar marcó una anotación en su propia portería y al 52’ Ernie Stewart marcó el segundo gol de Estados Unidos.

Al 90’, Adolfo Valencia recortó la distancia, pero al equipo cafetero ya no le alcanzó el tiempo para darle vuelta al marcador y de esa manera quedar eliminado del Mundial.

Al regresar a Colombia, la tragedia persiguió a Escobar, quien a las afueras de un bar de Medellín fue asesinado a tiros. Fue a partir de ese momento dramático que se estableció el lazo que por siempre unirá a la historia futbolística de Estados Unidos y Colombia.


Todavía con los recuerdos de aquel partido, el destino se encarga una vez más de desenterrar los recuerdos al enfrentar a estas dos selecciones en una competencia internacional a desarrollarse en territorio estadounidense

El partido inaugural de la Copa América Centenario, que se efectuará este 3 de junio en Santa Clara, California, entre los equipos nacionales de Estados Unidos y Colombia, será la continuación de una rivalidad llena de pasión, drama y tragedia.