Tarifas: acuerdo entre Gobierno y provincias

Fijó topes de hasta 500% en gas y descuentos en luz a industrias. Así lo anunciaron los ministros del Interior, Rogelio Frigerio y de Energía, Juan José Aranguren en un comunicado.
Jueves 2 de junio de 2016
El gobierno nacional dio hoy marcha atrás con el nuevo cuadro tarifario de gas, fijando topes del 400 por ciento de aumentos a los usuarios residenciales de todo el país y del 500 por ciento a las industrias, mientras que mantiene igual el aumento tarifario de electricidad, aunque accedió a "bonificar el 20 por ciento" del aumento anunciado a las industrias.

Así lo informaron los ministros del Interior, Rogelio Frigerio y de Energía, Juan José Aranguren, en un comunicado en el que anunciaron la firma de un "acuerdo con las provincias para las tarifas de gas y energía eléctrica", en el marco de una serie de reuniones que mantuvieron ayer y hoy en la Casa Rosada con mandatarios de todo el país, que reclamaron reducir el impacto social del tarifazo que generó una ola de recursos de amparo y frenos judiciales.

Según se informó, "en cuanto al gas natural, se establece el tope de 400 por ciento de aumento para los usuarios residenciales y de 500 por ciento para los usuarios SGP1, 2 y 3 (Pymes, comercios y hoteles) en todo el territorio nacional".

"Estos topes se aplican sobre el valor total de la factura con respecto al cuadro tarifario anterior, y siempre considerando un mismo nivel de consumo. Esta medida está vigente a partir del 1 de abril. Aquellos usuarios que ya pagaron o paguen su factura de gas por encima de los topes informados recibirán un crédito en la próxima facturación", explicó el Gobierno.

"Hemos tenido tres reuniones sumamente positivas con los gobernadores de todas las regiones de la Argentina. Nosotros estamos dispuestos a dialogar siempre con todos los sectores. En estos cinco meses de gestión hemos dado claras muestras de que somos un gobierno que dialoga, que escucha y que cuando se equivoca, corrige", señaló Frigerio.
Por su parte, Aranguren afirmó que "las medidas que hemos consensuado con los gobernadores tienden a llevar tranquilidad a la población y a generar las condiciones para recuperar la oferta energética en la Argentina".

"Es mejor que nada", expresó el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, en declaraciones a periodistas acreditados en Casa de Gobierno al término del encuentro.
Frigerio y Aranguren presentaron esta propuesta en dos reuniones por separado con gobernadores del norte del país, por un lado, y en otra con los del centro.

Del primer encuentro participaron los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey; de Catamarca, Lucía Corpacci; de Formosa, Gildo Insfrán; de Chaco, Domingo Peppo; de Corrientes, Ricardo Colombi; de San Juan, Sergio Uñac, y de Jujuy, Gerardo Morales, mientras que San Luis estuvo representada por el Fiscal de Estado, Eduardo Allende, y representantes de las provincias de Misiones, San Luis, La Rioja, Tucumán y Santiago del Estero. De ese encuentro, la mayoría de los mandatarios se expresaron de acuerdo con la nueva propuesta del gobierno, que reconoció a través de Frigerio "el costo político" de tener que dar marcha atrás con las tarifas iniciales ante reclamos generalizados.

Según supo DyN, la única provincia que rechazó la nueva propuesta fue San Luis, que a través de Allende ratificó que sostendrá el recurso de amparo presentado en esa provincia que frenó los aumentos tarifarios de gas, obliga a la concesionaria a devolver el dinero a los usuarios que y que tuvo una sentencia de un juez federal local que estableció un tope de aumento para todos los usuarios sin distinción, del 70 por ciento en esta primera etapa.
En el segundo encuentro con Frigerio y Aranguren se sumó el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y los distritos más grandes: Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

Lifschitz fue el único que accedió a hablar con la prensa, mientras se esperaba el anuncio oficial: "Se modificó lo que se había planteado en la reunión anterior y la nueva propuesta del ministro de Energía se basa en fijar topes para los usuarios residenciales y para el sector de industria y comercio en materia de gas", mientras que "respecto de las tarifas eléctricas no hay modificaciones para usuarios residenciales".

"Para usuarios electro intensivos que representan a unas 460 industrias en todo el país, el Gobierno propuso una bonificación en la tarifa con aumento, de un 20 por ciento", señaló el gobernador, que reveló un pedido del Gobierno a todos los mandatario provinciales para que colaboren en "difundir los requisitos para que todo los usuarios que cumplan las condiciones, tramiten la tarifa social".