Tras el cuadro de arritmia, el presidente retoma la actividad oficial este lunes

Mauricio Macri se encuentra descansando junto a su familia en la quinta Los Abrojos. Los chequeos indicaron que ya recuperó "un ritmo cardíaco normal".
Domingo 5 de junio de 2016
El presidente Mauricio Macri descansaba hoy junto a su familia en la quinta Los Abrojos tras sobreponerse a un cuadro de arritmia cardíaca y, luego de que los chequeos indicaran que se encontraba "muy bien" de salud, dispuso retomar el lunes su actividad oficial.

El jefe de estado fue revisado en la quinta de Olivos por el director de la unidad médica presidencial, el cardiólogo Simón Salzberg, quien indicó que tiene "un ritmo cardíaco normal" y que lo vio "muy bien".

Salzberg, quien también era jefe de la Unidad Coronaria del hospital Fernández, explicó a la prensa que el corazón de Macri "hoy está latiendo en forma normal, como late en todos nosotros".

"El presidente pasó bien la noche y ya no presenta arritmia desde ayer", tras lo cual señaló que posiblemente a lo largo de la semana lo convoque para un nuevo chequeo.

Salzberg señaló que le aconsejó reposo para "evitar reuniones estresantes, pero las reuniones sociales las puede hacer" e incluso admitió que "si quiere puede hacer deportes".

En Olivos, ayer por la mañana el presidente recibió al ex senador radical Ernesto Sanz -quien dijo que lo vio "bárbaro"- y al presidente de la cámara de Diputados nacional, Emilio Monzó, quien señaló que lo encontró "muy bien" y que habían analizado "temas de agenda que estaban previstos".

La Presidencia, a su vez, confirmó esta tarde que el presidente "pasará el fin de semana en la Quinta Los Abrojos", en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, con su familia, "para retornar el lunes a la actividad con su agenda programada".

El vocero presidencial Iván Pavlosky destacó que Macri "es una persona que pone el cuerpo desde las 8 de la mañana al final del día y está encima de todos los problemas" tras resaltar que la arritmia que manifestó ayer, desde "anoche ya estaba controlada".

Pavlosky explicó a radio Mitre que Macri se encontraba "bien", descansando y precisó que los médicos de la unidad presidencial le aseguraron que "desde el lunes puede llevar una vida completamente normal".

Los profesionales, añadió el funcionario, le indicaron que este fin de semana "haga reposo", es decir, que "haga una actividad tranquila y desde el lunes que vuelva a su agenda normal de trabajo".

Ante una pregunta sobre la intensidad de la agenda que lleva adelante Macri, el vocero enfatizó que el Presidente "está sujeto a presiones como todos" y se preocupó en destacar que "es el primer episodio" de estas características que experimentó el mandatario desde que asumió en la Casa Rosada.