Ola de secuestros: Burzaco negó que haya zonas liberadas

El secretario de Seguridad aseguró que “trabajando” para frenar la situación.
Martes 7 de junio de 2016
El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, negó hoy que existan en el Conurbano bonaerense o en la Ciudad de Buenos Aires "zonas liberadas" para permitir secuestros extorsivos, y si bien admitió que en últimos tiempos se está "viendo mucho esta modalidad" delictiva, afirmó que se está trabajando para ponerle límites.

"Yo no lo veo así", aseguró Burzaco cuando se le señaló que intendentes bonaerenses y sectores de la sociedad intuyen la existencia de zonas liberadas para facilitar los secuestros, aunque advirtió: "No vamos esperar a ver qué pasa, sino que estamos trabajando" para frenar esta situación.

El segundo de la ministra Patricia Bullrich sostuvo que desde la Nación están "trabajando con la Policía de la provincia de Buenos Aires y (también) con personal de la Federal, de Gendarmería, de Prefectura haciendo operativos de saturación".

Burzaco formuló estos conceptos a horas de que la ministra Bullrich presente los Centros de Inteligencia Criminal Regional (CICRE), en una conferencia de prensa en la que estará acompañada de funcionarios provinciales y del titular de la Agencia Federal de Información, Gustavo Arribas.

El ex titular de la Policía Metropolitana admitió que, en conversaciones mantenidas con la Policía bonaerense y en reuniones con fiscales y jueces, se habló de que últimamente se está viendo mucho que los delincuentes han sumado la posibilidad del secuestro a su accionar.

"Estamos viendo mucho esta modalidad de personas que van a robar un auto, que quieren hacer una entradera y, si pinta, como dicen ellos, o sea, si la persona tiene perfil de tener recursos, además lo secuestran", alertó.

El Secretario razonó que si bien las penas para este delito van "desde los 8 a los 25 años de prisión, parece que para mucha gente no hay límites".

Burzaco insistió en que personal policial realiza diariamente operativos para intentar poner freno a la serie de secuestros registrados en los últimos tiempos. "Estamos haciendo operativos sorpresas, donde enviamos personal a hacer retenes en algunos puntos claves y críticos, además de brigadas de investigaciones de civil a trabajar en los alrededores para cuando se desvíen los autos o ven alguien delinquiendo proceder a la detención; se trata también -agregó- de desarticular bandas que sabemos que están operando en esa zona".

El funcionario nacional explicó que "hay delitos que son más fáciles de trabajar con inteligencia, como por ejemplo cuando la banda está organizada, pero otros que depende de poder detenerlos en flagrancia".

Al respecto, recordó que el Gobierno "acaba de enviar al Congreso una ley de flagrancia, que ya tiene media sanción, para poder en estos casos, cuando los atrapamos con las manos en la masa, poder juzgarlos rápido, en cuarenta días tener una sentencia y que la sociedad comience a percibir que hay un castigo cierto cuando hay alguien comete un delito".