Piquetes: Bullrich dice que el protocolo lo debe aplicar Ciudad

La ministra de Seguridad se desligó de los cortes y piquetes acontecidos los últimos días y dijo que la responsabilidad es del ministro de Justicia y Seguridad porteño.
Viernes 10 de junio de 2016

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, insistió hoy en que el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, es el responsable de aplicar el protocolo antipiquetes en la capital, al despegarse de la responsabilidad sobre los cortes de los últimos días en el centro porteño.

Según la funcionaria, el Ministerio de Seguridad de la Nación sólo se encarga de los piquetes que se realicen en autopistas o rutas nacionales, donde hay "jurisdicción federal".

Al ser consultada sobre los cortes en el centro porteño de este viernes y los días anteriores, Bullrich se desligó del tema y resaltó que es Ocampo quien debe ordenar los desalojos en los cortes que interrumpan el tránsito de forma total.

La ministra indicó que en la Ciudad de Buenos Aires debe intervenir la "policía federal" que fue traspasada a la órbita del Gobierno porteño meses atrás.

La exdiputada nacional se expresó así en declaraciones a la prensa tras visitar en el hospital Churruca al jefe de la División Antisecuestros de la Policía Federal Argentina (PFA), Gustavo Santos Díaz, quien se encuentra internado tras ser herido durante un enfrentamiento a tiros con delincuentes en la localidad bonaerense de Villa Martelli.

De esta forma, se sumó un nuevo roce entre Bullrich y Ocampo, luego de que el pasado 25 de mayo, durante los festejos por el día patrio, se diera un episodio de cruces entre la Ciudad y la Nación.

Ese día, la funcionaria nacional afirmó que se había detenido a un grupo de sospechosos que aparentemente se dirigía con "bombas molotov" a la Plaza de Mayo, donde el presidente Mauricio Macri tenía previsto encabezar los actos oficiales por el Día de la Revolución de Mayo.

Sin embargo, horas después, Ocampo aclaró a través de la Policía Federal que en realidad se trataba de un grupo de "quemacoches", que habían sido apresados cuando estaban por incendiar un automóvil Puegeot 408, desmintiendo a su par nacional.