Jack, el perro que buscó los tesoros de Báez y López

Un labrador, que ya estuvo en los allanamientos de la causa contra el empresario patagónico, participó de los operativos por los US$ 9 millones del ex Secretario de Obras Públicas.
Sábado 18 de junio de 2016
Como ya lo hicieron con los allanamientos en las casas de Lázaro Báez en Santa Cruz, el escándalo de los casi US$ 9 millones de José López puso en acción a los canes adiestrados por la agencia recaudadora para buscar billetes escondidos.

El trabajo de Jack y sus pares se llevó a cabo en el monasterio de General Rodríguez, donde el ex funcionario kirchnerista intentó ocultar días atrás un importante botín en dólares, euros, pesos y otras monedas. Recorren todas las habitaciones del amplio convento y sobre todo en los subsuelos donde están las celdas dispuestas, desde su construcción, para que las monjas de clausura del convento realicen en ellas sus penitencias.

Esas húmedas barracas, cree la fiscal del caso, Alejandra Rodríguez, pudieron ser usadas para esconder bolsos con dinero. La idea le surge a los investigadores después de que verificaran que los fajos de dólares, encontrados en poder de López, estaban húmedos y enmohecidos.

Jack es uno de los labradores del grupo de canes. También participan varios Golden Retriever y Flat-Coated Retriever (llegados de Noruega), entrenados y adiestrados para poder realizar con éxito los procedimientos de la AFIP en busca de billetes o drogas. También están entrenados para desactivar o encontrar artefactos explosivos.

Los perros no consumen ni muerden el dinero, como tampoco se los droga para llegar a lograr su adiestramiento, sino que se "busca ejercitar una asociación para que genere reflejos y lo condicione, de esa forma aprenden a reconocer el olor del billete".

Lo que los perros hacen es ir en busca de su juguete, algo que Jack no solo encontró, como si fuera su pelotita, una galleta o una simple caricia, sino que fue el héroe silencioso de los allanamientos de Río Gallegos y El Calafate, semanas atrás, que encabezó el fiscal Guillermo Marijuan contra Báez, detenido por lavado de dinero. Jack fue el único que, en esos operativos, encontró plata.

Fue en la casa de Río Gallegos de Melina Báez, hija del empresario, donde Jack delató la posible presencia de dólares: los efectivos tardaron dos segundos en hallar el bolso, como los que se vieron en los videos de La Rosadita, con las fajas de papel, con sellos del banco de Santa Cruz y del Macro, que las entidades bancarias utilizan para armar los "ladrillos" de billetes.

Jack también fue determinante para encontrar 90 mil dólares en la casa que el empresario comparte con su mujer, Norma Calismonte, en la calle Alcorta. El perro además fue testigo y parte clave de los allanamientos en la chacra 39, propiedad del dueño de Austral Construcciones. Y participó en la recorrida que se realizó en la chacra del barrio Cañadón, en El Calafate, también propiedad de Báez. Y cuando lo llevaron al campo Guer Aike, a 80 kilómetros de El Calafate, "marcó" los lugares donde las máquinas retroexcavadoras debían comenzar a buscar.

Hoy a Jack le volvió a tocar entrar en acción. Esta vez en el monasterio de General Rodríguez, en busca de más dólares pertenecientes a José López.