Cristina Kirchner se defendió por Facebook

En la red social, la ex presidenta acusó a Macri y la Justicia de "persecución y difamación". "Se intenta crear un nuevo tipo penal, el delito de haber pertenecido al gobierno entre 2003 y 2015", escribió.
Viernes 1 de julio de 2016
La expresidenta Cristina Kirchenr afirmó que "el Partido Judicial", instado por el Gobierno nacional "intenta crear un nuevo tipo penal" que consiste, según dijo, en "el delito de haber pertenecido" al Poder Ejecutivo entre 2003 y 2015.

"En los últimos días, el Partido Judicial, con inusitada virulencia, instado por el Gobierno y con el explícito incentivo que le brindan los medios hegemónicos de comunicación han intensificado su campaña de persecución y difamación contra el Gobierno que presidí", señaló Cristina Kirchner.

A través de redes sociales, la dirigente advirtió que se busca "instalar en la opinión pública que el anterior gobierno durante los doce años y medio de gestión tuvo como único propósito cometer delitos de manera indiscriminada".

"Se intenta crear un nuevo tipo penal: el delito de haber pertenecido al gobierno durante el período 2003/2015", puntualizó la exmandataria.

También indicó que se busca "distraer a la población mientras el ajuste y la debacle económica aumentan la pobreza, la desigualdad y la inseguridad de manera ya inocultable y exponencial".

Cristrina Kirchner indicó que la información sobre su situación fiscal, que fue requerida por el fiscal Gerardo Policcita "ya se encuentra incorporada en la causa Hotesur desde diciembre del año 2014".

"Sí, desde el 2014 está incorporada la información y consta en 40 cajas de documentación que se encuentran a disposición del juzgado. Es más, respecto de tal documentación -entre otras obrantes en la causa- el juez Ercolini ordenó hace casi 60 días, el inicio de una pericia contable que el fiscal de manera inexplicable viene dilatando", remarcó.

En cuanto a la denuncia de la diputada oficialista Margarita Stolbizer por presunta asociación ilícita en su contra, subrayó que ese delito es "de contornos dudosamente constitucionales y que se presenta cuando no se tiene prueba concreta de alguna infracción penal" viene "siendo denunciado e investigado desde ya hace varios años y sin que ninguna prueba concreta permita avalarlo".

También señaló que el juez federal Claudio Bonadio "impuso de manera arbitraria e ilegítima la obligación de tener que concurrir nuevamente a su juzgado para cumplir un trámite procesal totalmente insustancial, esto es, notificarme de una resolución que ya conozco y que apelé a través de mi defensa hace más de un mes".

"Puede advertirse, una vez más, cómo el poder jurisdiccional conferido a este personaje viene siendo ejercido con fines de venganza", denunció.

Cristina Kirchner indicó que Bonadio "cuenta naturalmente con la protección del Consejo de la Magistratura, comandado por el oficialismo y el Partido Judicial".

Y se quejó de que "volvió a ordenar nuevos allanamientos en la provincia de Santa Cruz, incluso en domicilios que ya fueron allanados en más de una oportunidad en este último año".

"Todo ello, con el inequívoco propósito de que la prensa militante en el oficialismo pudiera difundirlos con títulos catástrofe", subrayó.

"Sin embargo, faltaba la frutilla del postre. La pusieron, otra vez, los jueces de la Sala II de la Cámara Federal, los prestigiosos , según la prensa hegemónica y oficialista, Eduardo Guillermo Farah y Martín Irurzun. Debo recordar que estos mismos jueces se encuentran actualmente denunciados por el delito de prevaricato cometido en mi contra en la causa del Dólar futuro ", remarcó.

Señaló que "estas mismas personas, abusando de su posición como jueces de cámara, se ponen al descubierto ahora con mayor claridad aún", como mis concretos y directos acusadores, pretendiendo imponerle a (el juez Sebastián) Casanello –a quien, repito una vez más, no conozco- la obligación de investigarme por hechos que ya se encuentran a conocimiento de otros juzgados".

"En síntesis, persiguen multiplicar las causas judiciales en mi contra por los mismos hechos, vulnerando así prohibiciones expresas que establece la Constitución Nacional y tratando de impedir toda posibilidad de defensa como la que debe otorgarse y a la que tiene derecho cualquier persona", remarcó.

Y agregó: "¿Qué garantía de imparcialidad puede esperar cualquier ciudadano cuando los mismos jueces que deben evaluar de manera imparcial un caso, son los que acusan, valiéndose además de las falsas evidencias que vienen inventando los conocidos y conocidas denunciadores/as de siempre?".

En suma, se viven tiempos difíciles para el Estado de Derecho. Lo que realmente nos debe preocupar no es ninguna situación personal, sino que todo esto resulte ser, como lo es en realidad, una tapadera para hacer retroceder a nuestro país a una situación de desigualdad social y subordinación al poder económico concentrado que creíamos definitivamente desterrados", añadió.