Feriados con movimiento intenso pero bajas ventas en los comercios

Según la CAME, un millón de personas viajó por el país, pero los comercios vendieron poco porque los turistas se mostraron muy "gasoleros".
Domingo 10 de julio de 2016
Un millón de personas viajaron el fin de semana largo por la Argentina, pero los comercios vendieron poco porque los turistas se mostraron muy "gasoleros" debido al encarecimiento del costo de vida.

Así lo señaló la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en un informe para el que relevó el pulso del consumo entre los días jueves 7 y domingo 10, determinando un gasto de 1.740 millones de pesos.

El feriado puente por el 9 de Julio fue más intenso de lo esperado porque coincidió con el inicio del receso escolar en 17 provincias, pero el consumo sigue sin dar señales de recuperación en comparación con años anteriores.

Según estimaciones de la CAME, al menos 1 millón de personas salieron de viaje, realizando un gasto de 1.740 millones en las ciudades que forman parte del turismo nacional en esta época del año.

La permanencia promedio del fin de semana fue de 3 días y el gasto diario se ubicó en 580 pesos promedio por turista, aunque con una alta dispersión entre ciudades.

Las más económicas se ubicaron en el Litoral, el interior de la provincia de Buenos Aires y algunas de la zona de Cuyo como San Juan, mientras que las más onerosas se localizaron en la región patagónica, noroeste y la costa argentina.

El feriado fue "bueno" en cuanto a movimiento de gente; acompañó el clima agradable en casi todo el país; se esperaban más familias que permanezcan más allá del fin de semana aprovechando las vacaciones de invierno.

"La falta de poder adquisitivo se notó y en general se paseó mucho pero se gastó poco. La gente eligió actividades al aire libre, se las rebuscó para comer barato y aprovechó el caudal de ofertas artísticas gratuitas que ofrecieron casi todas las ciudades del país por el Bicentenario", dijo CAME.

El turismo estuvo bastante segmentado: por un lado, se notó la presencia de familias de alto poder adquisitivo demandando alojamientos de elevada calidad; incluso en ciudades donde suele ir turismo más económico, se notó la presencia de público de mayor poder adquisitivo.

En lo que es clase media y media baja, los visitantes se orientaron a casas de familias o a ciudades donde tenían algún vínculo (amigo o familiar) para instalarse y reducir un gasto importante.

Según el relevamiento, en 40 de ciudades turísticas del país, las ventas minoristas vinculadas al sector se movieron poco: "al comparar con la misma época del año pasado (el último feriado por el 9 de Julio fue en 2012), los comercios señalan que se vendió notoriamente menos".