Airbus gana a Boeing en la mayor feria aeronáutica europea

Por tercer año consecutivo en encargos de aviones, Airbus tuvo 1456 pedidos netos frente a los 1432 de Boeing. Sin embargo, Airbus no pudo superar su propio récord de entregas, ya que realizó 629 en 2014.
Lunes 18 de julio de 2016

Los dos fabricantes de aviones más importantes del mundo, Airbus y Boeing, volvieron a enfrentarse nuevamente por el mercado y, con 2014 ya finalizado, se conoció cuál tuvo más pedidos de fabricaciones durante el año que se fue.


Así, por tercer año consecutivo en encargos de aviones, Airbus tuvo 1456 pedidos netos frente a los 1432 de Boeing. Sin embargo, Airbus no pudo superar su propio récord de entregas, ya que realizó 629 en 2014 y, en 2013, había hecho 723.

Airbus, en la presentación de sus resultados comerciales, no obstante, destacó que nunca había entregado tantos aviones como el año pasado (fueron tres más que en 2013), y que lleva 13 años consecutivos incrementando progresivamente sus cifras.

El presidente, Fabrice Brégier, calificó el ejercicio de “fantástico” y se mostró todavía más optimista de cara a 2015, año en el que espera aumentar los encargos, además de tener unas entregas “ligeramente por encima” de las de 2014, que contribuirán a la facturación del grupo Airbus con más de 40.000 millones de euros.

Los pedidos netos de 1456 aeronaves, que tienen un valor de US$ 174.600 millones a precio de catálogo, resultan de restar las cancelaciones de los 1796 aviones vendidos en los diferentes contratos firmados durante el pasado ejercicio.

En cualquier caso, la cartera de pedidos subió en 827 unidades hasta un total de 6.386, que suponen nueve años de producción y US$ 919.300 millones.

Airbus pudo cumplir con su compromiso de entregar en 2014, en concreto el 22 de diciembre, el primer ejemplar de su nuevo modelo A350 a Qatar Airways.

Este año le deberán seguir una quincena y, en el horizonte de cuatro años, el objetivo es subir a una cadencia de producción de una decena al mes para alcanzar a Boeing, que está en una fase comercial más avanzada con su modelo equivalente, el 787.


Por ahora, Airbus ha recibido pedidos para 780 A350, aunque esa cifra tan apenas cambió en 2014 (se incrementó únicamente en dos unidades) por el impacto de la cancelación de un contrato precedente.

Del gigante A380 el constructor europeo únicamente vendió 20 ejemplares, lejos de los 30 que pretendía, aunque sí que cumplió con la cifra de entregas, también 30.

Para 2015, a falta de una nueva meta cifrada en términos de pedidos, Airbus tiene programado poner en manos de sus clientes otras 30 unidades del A380 y se muestra confiado en su futuro a medio y largo plazo.

El responsable comercial, John Leahy, no sólo recordó que este aparato, que puede llevar a más de 500 pasajeros, ya ha transportado a 75 millones de personas, sino que insistió en que, aunque su nicho de mercado es por el momento reducido, va a aumentar por la saturación de los grandes aeropuertos de las megaciudades, teniendo en cuenta que el tráfico aéreo global se duplica cada 15 años.

Airbus no pudo superar su propio récord de entregas, ya que realizó 629 en 2014 y, en 2013, había hecho 723.

El presidente descartó el desarrollo de una nueva versión modernizada para el A380, al menos en el “corto plazo”, porque no ve la necesidad y porque “la prioridad es encontrar nuevos clientes con la actual versión”.

Sin cerrarse de plano a esa evolución, añadió que si su empresa percibe una necesidad de renovar su flota, será más bien para la familia A320 de las aeronaves de un solo pasillo, y eso se debería materializar “‘en torno a 2030”.

Antes de eso, no obstante, el fabricante europeo anunció hoy la firma del contrato de lanzamiento de una nueva versión de largo alcance de su A321, con 30 unidades adquiridas por la compañía estadounidense de alquiler ALC.

Ese A321 de largo alcance tendrá un radio de acción de 4.000 millas náuticas, 350 más que el actual en servicio, lo que le permite aspirar a ocupar una parte del mercado de los vuelos transatlánticos, cuando menos la que ha tenido el ya envejecido 757 de Boeing.

Brégier indicó que Airbus negocia con socios chinos “una alianza estratégica” para ampliar sus capacidades de producción en ese país, donde ya ensambla aviones de la familia A320 desde 2008, y producir también el A330 aprovechando las perspectivas de progresión de ese mercado y, más ampliamente, de Asia.