Unos 16 médicos son agredidos cada semana

Las situaciones violentas registran un aumento del 20% en relación al año pasado.
Lunes 18 de julio de 2016
En lo que va del año, cada semana se registran 16 ataques a médicos y enfermeros en hospitales porteños y bonaerense, lo que se traduce en un aumento de casi un 20 por ciento con respecto a un año atrás.

El último antecedente fue pocos días atrás cuando un adicto a las drogas atacó con un caño a médicos del Hospital Fernández cuando procuraba apoderarse de medicamentos pertenecientes al centro asistencial.

La alarmante estadística surge de un relevamiento realizado por la ONG Defendamos Buenos Aires.

La entidad afirma que "la violencia que padecen los trabajadores de la salud dentro de los hospitales porteños y del Conurbano bonaerense ha crecido un 20 por ciento en el último año y ya constituye el segundo motivo de baja de médicos, enfermeros y auxiliares en general, luego de las ausencias motivadas en enfermedad personal".

Según los resultados del trabajo difundido por Diario Popular "la violencia en los hospitales padecida por facultativos de la medicina, enfermeros, auxiliares de enfermería y todo el personal ligado a la salud, incluidos los propios guardias de seguridad, es un problema que viene creciendo desde hace cinco años".

Los datos surgen de encuestas a trabajadores de los hospitales Gandulfo (Lomas de Zamora), Isidoro Iriarte (Quilmes), Mi Pueblo (Florencio Varela), Paroissien (La Matanza), Central de San Isidro (San Isidro) y Thompson (San Martín); todos ellos en la Provincia de Buenos Aires. Y a los trabajadores de los hospitales Zubizarreta (Villa Devoto), Pirovano (Colegiales), Fernández (Palermo), Santojanni (Mataderos), Penna (Pompeya) y Piñero (Flores), todos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El abogado Javier Miglio indicó que hasta junio del año pasado se registraron 330 ataques en Provincia y 306 ataques en Capital Federal, a un promedio de casi un ataque por día en cada jurisdicción, mientras que en los 365 días que van desde junio de 2015 a junio de 2016 se pasó "a 396 ataques en Provincia de Buenos Aires y 372 en Capital Federal, con un aumento de poco más del 20 por ciento y unos 16 ataques semanales".

Indicó que entre los hechos denunciados hay "palizas, ataques con objetos contundentes como palos y fierros, armas blancas y otros que han padecido y padecen en el cuerpo y en la salud esos hombres y mujeres que llegan por la mañana, tarde o noche a un hospital porteño o del Conurbano con el objetivo de salvar vidas".

Entre los agresores, se encuentran familiares de presuntos delincuentes que llegan heridos a los hospitales, generalmente golpeados o con serias lesiones de bala, o pueden ser los propios internados que agreden a los profesionales y en tercer lugar los adictos a las drogas llegan a tener conductas violentas que ponen en riesgo la integridad de los trabajadores.