"Que la impunidad no le gane a la verdad", piden los familiares

El presidente Mauricio Macri se retiró del acto de conmemoración del atentado terrorista minutos antes de que empezaran los discursos de dirigentes y familiares de víctimas.
Lunes 18 de julio de 2016

La comunidad judía le reclamó hoy al Gobierno que la causa AMIA se convierta en una "prioridad del Estado", durante el acto de conmemoración del mayor ataque terrorista de la historia argentina, perpetrado hace 22 años, una ceremonia a la que el presidente Mauricio Macri asistió, pero se retiró minutos antes de que empezaran los discursos.

"Le pedimos al titular de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla, y al ministro de Justicia, Germán Garavano, que la causa sea una prioridad de Estado. Sabemos que llevan en su cargo poco tiempo, pero nosotros llevamos 22 años reclamando y soportando la triste realidad de no tener ni un solo detenido", aseveró el vicepresidente primero de la AMIA, Ralph Thomas Saieg, en el discurso que pronunció durante el acto de conmemoración del ataque terrorista, cuando Macri ya no estaba.

Voceros de la Casa Rosada habían anticipado el domingo a la tarde que el mandatario participaría de la ceremonia, en que cada año se recuerda el ataque y se honra a las 85 víctimas.

Macri —quien en sus ocho años como jefe de Gobierno porteño no había participado de ninguno de los actos de conmemoración del atentado a la AMIA— llegó a la esquina de Viamonte y Pasteur, en el barrio porteño de Balvanera, minutos antes de las 9.30 para participar de la ceremonia.

El jefe de Estado llegó acompañado por el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich; de Ambiente, Sergio Bergman, y de Justicia, Germán Garavano, y la jefa de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, entre otros funcionarios, y se retiró a los diez minutos de empezada la ceremonia.

Durante los discursos, Saieg señaló que "hay una conexión local que hoy debe ser investigada", por lo cual solicitó "al juez Rodolfo Canicoba Corral y a los fiscales Sabrina Namer, Roberto Salum y Leonardo Filippini —reemplazaron a Alberto Nisman al frente de la causa AMIA— que investiguen, que agoten las instancias para llevar a juicio a quienes en suelo argentino ayudaron a los terroristas".

"Queremos avances concretos en la investigación", afirmó el vicepresidente de la AMIA.

Por su parte, Sofía Guterman, madre de Andrea, quien a los 28 años murió a causa del atentado a la AMIA, afirmó que la comunidad judía "celebra la decisión del actual Gobierno nacional de confirmar la nulidad del pacto con Irán", porque "con esta decisión el memorándum ya no tendrá vigencia para ser aplicado" y destacó que "siguen vigentes los pedidos de captura para los funcionarios iraníes" sospechados de haber organizado y perpetrado el atentado terrorista.

Afirmó que se trató de un memorándum "inconstitucional que subestima el dolor" y agregó: "Nos preguntamos qué había detrás de ese memorándum, cuál fue el apuro en aprobarlo por ley". Tanto Saieg como Guterman aludieron también a la muerte del fiscal Alberto Nisman, exjefe de la Unidad Fiscal AMIA, y reclamaron su esclarecimiento.

"Es la muerte política más importante en los años de democracia y seguirá siendo una indeseable herencia para todo gobierno mientras no se sepa la verdad", afirmó Guterman y cuestionó al gobierno de Cristina Kirchner al señalar que "hubo inhumanidad con su muerte y después de ella" y que "se olvidaron de mandar a la familia del fiscal las condolencias".

"Hace 22 años que están muertos y sus verdugos están libres", aseveró la madre de Andrea, en un encendido discurso.