Macri vs. Tinelli: detalles de una pelea sin fin

Se dice que desde el Gobierno buscan evitar que la pelea dañe la imagen de Macri. El Presidente negó una campaña contra el conductor. En el PRO atribuyen su enojo a que quedó fuera de AFA.
Lunes 25 de julio de 2016
La semana pasada, Marcos Peña se comunicó con Marcelo Tinelli. El jefe de Gabinete buscó disipar la bronca del conductor, blanco de una campaña de agravios por Twitter luego de que en uno de sus programas expresara ironías sobre el "cansancio" del presidente -había cancelado su asistencia al cierre de los festejos por el Bicentenario de la Independencia y luego dio marcha atrás-, los ajustes en las tarifas de gas y los pedidos de Macri por ahorrar energía en paralelo a las controversias por los aumentos. Todo eso fue tema de broma en ShowMatch.

Tras ello, Peña y Tinelli intercambiaron mensajes, sin demasiado resultado. El propio Macri cruzó con dureza a Tinelli este fin de semana, en el cierre de un raid de entrevistas en la televisión abierta y otros medios, en línea con su estrategia de ponerle el cuerpo a las medidas que provocaron malestar social.

"Mauricio ya dijo que el humor no le preocupa. Para nosotros no es un tema Tinelli ni el programa, únicamente sale si se lo preguntan", procuró bajarle el tono a la discusión un funcionario con despacho en la Casa Rosada, y remarcó que la comunicación de Peña sucedió " a partir de su sospecha, intentamos aclarar ese punto y nada más".

A pesar de todo, el Gobierno desestimó la disputa. "No hubo pelea", dijo el Presidente al diario La Nación, antes de soltarse a lanzar: "El decidió satirizarme y recibió 150.000 tuits de crítica. Investigamos el tema. No hubo trolls ni el Gobierno tuvo nada que ver. Sí hubo 30.000 tuiteros que lo criticaron. ¿Cómo no va a haber 30.000 tuiteros que simpatizan con el Gobierno si este gobierno es producto en gran medida de las redes sociales? Es increíble que se ofenda. Tinelli me satiriza de mala manera ante tres millones de personas en televisión y se ofende porque lo critican 30.000 tuiteros". Lejos de estar todo tranquilo, algunos aseguran que el conflicto se prolongaría durante todo el año.

Tinelli se quejó en Twitter, convencido de que el hashtag "#TinelliMercenarioK" había sido impulsado desde el macrismo. "Se ponen nerviosos. Insultan. Hacen campañas desde cuentas truchas. Amenazan. Pensé que eran diferentes", expresó el productor. También siguió con ironías en su programa y luego publicó una serie de cuentas con los mismos tuits, que consideró las "pruebas de esta campaña infame". "Les digo a los intolerantes que aunque nosotros no hagamos humor, las noticias van a seguir ahí. Tienen que cambiar las noticias, no el humor", expresó.

Por su parte, en el Gobierno atribuyeron el malestar a sus aspiraciones truncas para presidir la AFA. Cerca de Tinelli le apuntaron a Daniel Angelici, el presidente de Boca y hombre de confianza de Macri, como uno de los operadores para dejarlo fuera de camino. En la Casa Rosada aseguraron que no se involucraron y que fueron los dirigentes del fútbol que "siempre lo resistieron" los que le cerraron el avance.

Se sumó además, la entrevista de Macri con Periodismo para Todos por Canal 13. Por el mismo canal, Tinelli podrá responderle hoy al Presidente en su programa.