Más del 75% de las personas con hepatitis virales lo desconoce

El aumento del testeo, que es gratuito, es una acción fundamental para la eliminación de estas enfermedades.
Miércoles 27 de julio de 2016
Entre el 75 y el 85 por ciento de las personas que tienen hepatitis virales en Argentina lo desconoce por lo que el aumento del testeo es una acción fundamental para la eliminación de estas enfermedades, cuyos tratamientos de última generación son entregados en forma gratuita por el Estado nacional, aseguran especialistas al conmemorarse el 28 el Día Mundial Contra la Hepatitis.

"Es fundamental promover el testeo. Las hepatitis virales son enfermedades silentes, y cuando la persona tiene síntomas ya el daño hepático es muy grande. En cambio, si se detecta a tiempo los tratamientos pueden frenar la progresión del daño e incluso curarse, como en la hepatitis C", indicó a Télam Gabriela Vidiella, coordinadora del Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales.

Vidiella señaló que "existe muy poca información sobre las hepatitis, incluso entre los profesionales de la salud quienes no ofrecen el testeo".

Tras aclarar que "un hepatograma normal no descarta una hepatitis", la responsable del programa nacional explicó que "el testeo se realiza con una muestra de sangre a la que se le aplican reactivos específicos para cada tipo de hepatitis" y aseguró que "desde el Programa se proveé a todos los centros de salud del país con estos reactivos".

Desde la creación del Programa en 2012, Argentina entrega la medicación a personas con Hepatitis B y C, y desde principio de este año, se ha incorporado la última generación de tratamientos libres de interferón para la hepatitis C.

"El nuevo tratamiento tiene varias ventajas: tiene una tasa de curación de cerca del 95 por ciento o más, tiene muchos menos efectos adversos y el tratamiento es más corto, esto siempre mejora la adherencia, es decir, la continuidad del tratamiento de quienes lo comienzan", describió.

El término hepatitis refiere a la inflación del hígado; en la mayoría de los casos esto es consecuencia de un virus, los más frecuentes son los virus de la hepatitis A, B y C.

La hepatitis A se contrae cuando una persona come alimentos o toma agua que está contaminada con el virus o tiene contacto cercano con una persona que está infectada; los síntomas son fiebre, náuseas, vómitos, pérdida de apetito y cansancio, aunque también puede presentarse en forma asintómatica.

En Argentina representaba el 90 por ciento de las hepatitis agudas que afectaban a los niños; sin embargo, con la inclusión de la vacunación desde 2005 con una monodosis a los 12 meses, los trasplantes se disminuyeron a cero y casi no hay nuevas infecciones.

Para la hepatitis B también existen vacunas (tres dosis) que se pueden dar a cualquier edad. Su transmisión es a partir del contacto con sangre infectada ya sea por el uso de jeringas y otros elementos cortopunzantes o por mantener relaciones sexuales sin preservativo; también se transmite de madre a hijo durante el parto.

A diferencia de las anteriores, para la hepatitis C no hay vacunación. Se transmite por contacto con la sangre infectada al recibir transfusiones de sangre, o bien por compartir jeringas u otros elementos que cortan la piel.

En nuestro paí­s se estima que alrededor del 2 por ciento de la población (aproximadamente 800 mil personas) pudo haber estado en contacto con el virus de las hepatitis B o C.

"Es fundamental trabajar hacia la eliminación de las hepatitis virales. Es un objetivo mundial fijado por la OMS caminar hacia 2030, y es posible porque hay vacunas y hay tratamientos", sostuvo por su parte Marí­a Eugenia de Feo Moyano, presidenta de la Fundación HCV Sin Fronteras.

Y continuó: "A nivel regional, Argentina está en la delantera, porque tiene disponibles las vacunas y los tratamientos en forma gratuita, lo que no sucede en muchos otros países".

En este contexto, De Feo Moyano insistió que "con estas características en Argentina es muy importante promocionar la vacunación y el testeo. Toda persona mayor de 40 años debería hacerse el testeo de Hepatitis B y C aunque sea una vez en su vida".

"Otro tema que hay que difundir es que los tratamientos actuales tienen mucho menos efectos adversos sobre las personas y duran menos tiempo. Hasta hace unos años el tratamiento para la hepatitis C duraba unos dos años, ahora en seis meses en la mayoría de los casos se logra negativizar el virus", describió De Feo Moyano.

El Día Mundial de la Hepaptitis fue instaurado por la OMS con el objetivo de crear conciencia sobre la enfermedad, además de realizar un llamado para acceder al tratamiento, mejorar los programas de prevención y promover acciones gubernamentales.