Miles de fieles pidieron trabajo a San Cayetano

Los peregrinos se congregaron alrededor del santuario para venerar al santo y pedir por "pan, paz y trabajo".
Domingo 7 de agosto de 2016

Cientos de personas ingresaron al santuario de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers, para pedir pan y trabajo y cumplir promesas por reclamos recibidos, en el marco de la fiesta religiosa del santo.

El templo abrió sus puertas a medianoche del sábado, cuando sonaron las campanas y se lanzaron fuegos aritificiales para iniciar el ingreso y bendición a los fieles, acompañados por las marchas ejecutadas por la orquesta de la Policía Federal.

En el marco de la fiesta religiosa, organizaciones sociales, políticas y sindicales, entre ellas el PJ y las dos CTA, comenzaban a concentrarse esta mañana fuera de la iglesia para marchar desde las inmediaciones del santuario hasta la Plaza de Mayo para reclamar al gobierno medidas para enfrentar la inflación y el aumento de tarifas.

La primera en ingresar después de las 0 de hoy a la iglesia fue Delia Noris, una peluquera que hace 33 años recorre de rodillas el trayecto desde el pórtico del templo hasta el lugar donde está emplazada la imagen el santo.

La mujer, con sombrero, poncho y esta vez asistida por un andador para caminar volvió a cumplir su promesa con el Santo.

Los devotos esperaban desde hace algunos días en los alrededores del santuario, donde se instaló una feria con miscelaneas religiosas y puestos de comida.

Voluntarios, laicos, sacerdotes y scouts asistieron a los feligreses, a quienes repartían pan, caldo y mate cocido, mientras la empresa Aysa distribuyó agua potable.

La devoción popular se repetía en las más de 45 parroquias del país dedicadas a San Cayetano.