Aumento de tarifas fue respaldado por 8 gobernadores

Mandatarios provinciales coincidieron en la necesidad de corregir “el retraso de los últimos años”. Consideraron que ese “es el ejemplo más claro de la bomba de tiempo que le dejaron a Macri”.
Viernes 12 de agosto de 2016
Ocho gobernadores salieron a darle un espaldarazo al oficialismo en el marco de las disputas por la suba de tarifas en los servicios públicos. Admitieron que implican un "esfuerzo social", aunque recalcaron que son producto de los valores "retrasados" que mantuvo el kirchnerismo.

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal le dejó un mensaje a otros mandatarios al reconocer que "la gente está haciendo el esfuerzo" para afrontar los aumentos, pero subrayó que "ahora necesitamos que lo haga toda la dirigencia".

En ese sentido, Vidal los exhortó a "acompañar aunque cueste y sea difícil porque al mismo tiempo estamos llevando adelante muchas medidas sociales para paliar esto. Hoy hay casi un 30% de los ciudadanos en la Provincia que reciben la tarifa social".

Su par de Santa Fe, Miguel Lifschitz, en un acto con el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, expresó que "no es conveniente retrotraer el cuadro tarifario de los servicios públicos establecido por el gobierno nacional porque sería muy complejo para las distribuidoras provinciales".

Desde Chaco, el gobernador Domingo Peppo aclaró que "coincide" con el Gobierno en que "había sectores y lugares donde a las tarifas, concretamente Capital Federal y algunos lugares centralistas, había que actualizarlas". Igualmente hizo una salvedad al advertir "se metió todo en la misma bolsa y no se hizo esa diferenciación progresiva".

El jefe provincial de Mendoza, Alfredo Cornejo, hizo alusión al kirchnerismo para defender las actuales políticas tarifarias: "Este es el ejemplo más claro de la bomba de tiempo que le dejaron al gobierno de Mauricio Macri. Hay que decirle la verdad a la gente. Las tarifas han estado muy retrasadas y no podíamos seguir de esta manera".

Por su parte, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, basó su apoyo a la suba de tarifas en la crisis energética: "Sabemos que al país le falta energía y tenemos la oportunidad de producirla generando trabajo". Asimismo, apeló a que "los argentinos debemos colaborar todos juntos para encaminarnos hacia una resolución".

En la misma línea, la mandataria de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, opinó que "la energía es un recurso escaso y somos conscientes que había que actualizar las tarifas en la Argentina. La fueguina aconsejó que se puede "discutir el mecanismo" de los aumentos, "pero no el sinceramiento de las tarifas".

Finalmente, el cordobés Juan Shciaretti apuntó hacia el kirchnerismo al considerar que "las tarifas del gas estaban ridículamente atradasas". No obstante, tuvo algunos reparos: "Es necesario que cuando haya un aumento, exista un tope, así no perjudica tanto a la población". Además, reclamó que "se ponga en marcha la tarifa social para los que menos tienen".

Las declaraciones surgieron luego de una audiencia en el Senado encabezada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien se encargó de lograr que gobernadores le den fortaleza al Gobierno en uno de los temas que generó más conflictividad en el oficialismo.

Además, como parte del plan para sumar consensos, Cambiemos acordó con la oposición que el ministro de Energía, Juan José Aranguren, irá a defender los tarifazos en un plenario de comisiones.