Aranguren: "El aumento como lo permitió la herencia recibida"

Así lo informó el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Aseguró que el ajuste de tarifas permite recuperar 30% de lo que cuesta la generación de energía.
Martes 16 de agosto de 2016

En una multitudinario reunión que superaba los 120 diputados y sin la presencia del ex ministro y diputado Julio De Vido, Aranguren defendió la potestad del gobierno de poder fijar las tarifas al aumentar el precio en boca de pozo, al justificar que no se llamó a audiencia pública.

Al exponer ante el plenario de las comisiones de Presupuesto, Energía, Defensa del Consumidor, y Obras Públicas, conducido por el macrista Luciano Laspina, Aranguren dijo que los subsidios transferidos en los últimos 12 años se ubicaron "en u$s 52.000 millones en gas y u$s 24.400 millones en luz" y pidió compararlos "con las reservas del Banco Central".

En su informe Aranguren dijo que el gobierno debe cambiar la estrategia del kirchnerismo y "apostar a la explotación y producción de petróleo y gas en lugar de la importación como se hizo desde el 2003" porque "sin energía no vamos a tener desarrollo posible".

El ministro de Energía comenzó su informe con una explicación sobre la situación energética del país y en ese sentido dijo que "en estos últimos 12 años Argentina pasó de tener energía abundante, nacional y barata a tener energía escasa, importada y cara".


En ese sentido, Aranguren dijo que el gobierno heredó "un atraso tarifario que no se correspondió con el aumento del 1.600% de inflación" y recordó que la tarifa de luz en el área metropolitana aumentó un 40% y menos de un 200% la de gas".

"Esto implicó una discriminación entre el interior y el área metropolitana que pagó las tarifas más bajas con lo cual hubo un subsidio para los ricos y menos para los pobres", destacó el funcionario ante el centenar de diputados.

Aranguren dijo que en estos doce años "hubo un crecimiento récord de la demanda que no pudo ser acompañada por la oferta" y señaló que en gas "la declinación de producción y de reservas fue alarmante y la importación subió hasta el 75% hasta el 2010 y desde esa fecha la decencia de la importación fue total".

"Esto sucedió a pesar a pesar que somos el segundo país en reservas no convencionales de gas y petróleo y pasamos de producir 47 millones a 21 millones de metros cúbicos", señaló.

Agregó que "los precios en energía eléctrica quedaron artificialmente bajos llegando a representar el 11% del costo y el resto fue subsidio" y en el caso del gas cubrió el 14% del costo.

Aranguren dijo que con el nuevo cuadro tarifario se reducirán en 3,4 millones de dólares los subsidios pero "se mantuvieron subsidios de un millón de dólares para la tarifa social".

En ese marco, Aranguren dijo que "con este nuevo cuadro tarifario de un aumento tope del 400% de las tarifas el costo subió del 11% al 30% con lo cual se mantiene el 70 de subsidio".

Con la mirada puesta en el futuro, Aranguren dijo que Argentina "no debe repetir el pasado y tiene que reconstruir un futuro diferente para garantizar el autoabastecimiento" porque "no hay país que pueda desarrollarse sin energía".