Aguer criticó el petting: "Vivimos en cultura fornicaria"

El arzobispo de La Plata se mostró en contra de la política llevada a cabo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro al cuestionar la entrega de preservativos en la Villa Olímpica.
Martes 23 de agosto de 2016
El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, criticó hoy la política llevada a cabo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro al cuestionar la entrega de preservativos en la Villa Olímpica.

"El Ministerio de Salud de Brasil envió a Río de Janeiro nueve millones de profilácticos, 450.000 destinados a la Villa de los Atletas, donde se hospedaban 10.500 deportistas de todo el mundo, más los técnicos. La prensa brasileña hizo un cálculo: 42 condones por cada atleta, teniendo en cuenta los 17 días de duración de las competencias", escribió en el diario El Día, de La Plata.

"La preparación para las mismas impone, como es lógico, la abstinencia, pero después de cada competición; ¡a coger atléticamente! No se asuste el lector por el uso de este verbo, no incurro en una grosería impropia de un obispo", agrega en otro apartado.

"El Diccionario de la Academia, en la acepción 24 del término señala que es un vulgarismo americano: 'realizar el acto sexual'; pero en la acepción 19 define: 'Cubrir el macho a la hembra'; aquí entonces aparece en el significado de la palabra un matiz de animalidad", explicó Aguer en su artículo.

Y luego, explicó sus dichos. "Quiero decir en consecuencia que la cultura fornicaria que se va extendiendo sin escrúpulo alguno es un signo de deshumanización, no es propia de mujeres y varones como deben ser según su condición personal. Algo de no humano, de animaloide aparecería en esa conducta", publica.