"Nos afectó bastante la apertura de las importaciones"

Abel Burgos, presidente de Mabe Argentina, explicó que sus plantas de heladeras, lavarropas y cocinas son muy eficientes, pero advirtió que los costos son más altos y no puede competir con importados.
Lunes 29 de agosto de 2016
La pérdida de poder adquisitivo afectó de lleno al mercado de línea blanca, integrado por productos como heladeras, lavarropas y cocinas, entre otros.

Abel Burgos, presidente de Mabe Argentina, que fabrica estos productos bajo las marcas Mabe, Patrick y GE en dos plantas en Haedo y San Luis, explicó que, lejos de mejorar, el consumo acentuó su caída en los últimos meses y le preocupa, además, la pérdida de competitividad de sus fábricas por la inflación y el mayor ingreso de productos importados.

"El cambio brusco de la devaluación afectó al mercado. Hay una caída de 25% en las ventas de línea blanca, que se agudizó en los últimos dos meses. En refrigeración, los comercios llegaron a vender un 40% menos en julio. En lo que va del año, cayó sobre todo la venta de heladeras, casi un 30%; en lavarropas, la baja es de 15% a 20% y en cocinas, de 20% a 25%. Nosotros en unidades caímos un promedio de 15% de julio a julio, somos fuertes en refrigeración, que es el producto más afectado. Patrick es la marca más vendida en heladeras, hasta febrero hacíamos una heladera por minuto", explicó Burgos.

Ante la consulta sobre las ventas en 2015, Burgos afirmó. “–El plan Ahora 12 sirvió mucho el año pasado, sería bueno que el Gobierno dé un apoyo al sector hasta que mejore la situación. Este sector se mueve con crédito, con cuotas. En 2015 la categoría línea blanca había crecido un 25%, este año creo que va a caer entre 20% y 25% como mínimo al cierre del año”.

“–Invertimos mucho en refrigeración, tenemos en San Luis una planta muy competitiva, pero el costo local es mucho más alto por los fletes, además de sueldos y otros costos por la inflación. Nos afectó bastante la apertura de importaciones a productos de media y alta gama. Hasta agosto entraron 76.400 heladeras, puedo competir en calidad pero no en precio. Tenemos plantas en Colombia, Brasil y México, pero aunque son similares en eficiencia, los costos son 2,5 veces más caros en la Argentina que en México; 1,95 más que en Colombia, es imposible competir. Nos prometieron que iban a regular las importaciones y nos pidieron ser competitivos, pero con los costos actuales es imposible. Hacemos lo imposible para aguantar, tenemos 630 empleados entre San Luis y Haedo. Por productividad somos muy competitivos, el problema son los altos costos. Un container con insumos de China cuesta la mitad que traer un camión de San Luis”, explicó el empresario.

“–La inflación es lo que hay que resolver y parar, por la pérdida de poder adquisitivo. También le pediría que apoye el crédito para el consumo, que cuide a los fabricantes locales hasta que el país se normalice, baje la inflación y podamos competir, con costos competitivos. La inflación se traslada a todo, es una cadena que hay que frenar. ––Esperamos que a fin de año o en 2017 el sector se mueva; ya se debería haber acomodado la economía, debería volver la financiación, haber más cuotas. En la Argentina hay fábricas competitivas en todos los sectores, falta que se mueva el mercado. Esperamos seguir creciendo a largo plazo. Mabe apostó a la Argentina mirando a largo plazo. Desde 1997, llevamos invertidos u$s 112 millones en el país. En los últimos dos años invertimos u$s 7 millones en la planta de heladeras en San Luis”, cerró el presidente de Mabe.