Advierten que la baja de los aranceles a tarjetas de crédito afectará las promociones

Los bancos advirtieron que la medida afectará las promociones vigentes y no se traducirá en una reducción de los precios para el consumidor.
Viernes 2 de septiembre de 2016
Los bancos advirtieron que la reducción de aranceles a las tarjetas de crédito y débito afectará las promociones vigentes y no se traducirá en una reducción de los precios para el consumidor.

El proyecto, impulsado por entidades empresariales que representan a los comercios, ya tiene dictamen de una comisión del Senado.

"Los aranceles promedio tanto en tarjetas de crédito como de débito son de los menores de la región", indicaron.


Además, "la reducción del arancel termina en una transferencia de ingresos de la emisora de la tarjeta al comercio, sin beneficio sobre el consumidor, ya que el precio final del producto no se reduce, como lo demuestran las bajas del 10 al 5 por ciento en 1998 y del 5 al 3 por ciento en 2005".

Por otro lado, advirtieron que "la reducción afectará negativamente el consumo en general en la Argentina y la menor sustentabilidad económica del sector forzará a las empresas a reducir promociones y beneficios, como el Ahora 12 y las cuotas sin interés, en un momento de retracción del ciclo económico y del empleo".

Las fuentes aclararon que "la transferencia de ingresos será regresiva, porque beneficiará a las grandes cadenas comerciales en detrimento de las pequeñas y pymes, ya que mientras el arancel es uniforme, las economías de escala generarán una heterogeneidad de aranceles".

También, afectará el grado de formalidad de la economía, afectando la recaudación fiscal, ya que las empresas de tarjetas realizan retenciones impositivas para el fisco nacional y las provincias, mientras que otras empresas de pago que prestan un servicio similar, no tienen esta obligación.

Por lo tanto, consideraron que "la regulación de los medios de pago debe ser la misma para todos los actores, simétrica para los emisores de tarjetas, los bancos y los medios de pago no tradicionales".

Si se aprobara la ley, las entidades que controlan a las tarjetas no descartan que haya un planteo ante la justicia.

Por otro lado, se defendieron ante el anuncio del Gobierno de la apertura de una investigación por parte de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia a la empresa PRISMA, por presunta conducta anticompetitiva y posición dominante del mercado.

"No hay monopolio o posición dominante porque hay condiciones de entrada, aunque claro que existe una economía de escala. Si hubiera posición dominante, el arancel sería mucho mayor", concluyeron.

La Comisión de Industria y Comercio del Senado otorgó despacho favorable a la Ley de Tarjetas, que busca reducir la comisión que cobran los bancos a los comercios por operar con tarjetas. La reducción sería de 3% a 1,5% en el caso de las tarjetas de crédito y de 1,5% a 0% en las de débito.

"En los últimos 12 meses, los comercios le transfirieron a los bancos $14.563 millones por comisiones de ventas con tarjetas de débito y crédito. Si se bajaran las comisiones de tarjetas de crédito a 1,5% y las ventas con débito fueran sin costo, los comerciantes se hubieran ahorrado $8.600 millones en esos meses", afirmó Osvaldo Cornide, titular de CAME.