Precios Cuidados seguirá hasta fin de año pero con subas

Aceite, arroz y azúcar tendrán incrementos mayores. Las empresas presionan por colocar segundas y terceras marcas en el listado.
Martes 6 de septiembre de 2016
El Gobierno ampliará hasta diciembre el programa Precios Cuidados, con lo que el Ejecutivo cumplirá un año aplicando el plan. Los aumentos serán de entre 2% y 3%, y se espera ofrecer una ampliación en el listado de productos. Si bien al comienzo de la gestión de Mauricio Macri se buscaba cancelarlo, junto con el programa Ahora 12, el shock inflacionario de comienzos de año (y el sostenimiento durante la mayor parte de 2016 de un nivel de alza de precios de más de 40%), hizo que ambos programas se mantengan y se profundicen.

Para los últimos meses del año, y cuando desde el oficialismo se asegura que la inflación está en baja, la idea es igualmente sostener el Precios Cuidados hasta fin de año con un objetivo claro: que para los últimos meses de 2016 la canasta de alimentos, bebidas y otros productos que se incluyen en el plan continúen a disposición del público, para ayudar a lograr en diciembre cierta tranquilidad ciudadana.

En especial hacia las fiestas de fin de año de diciembre, mes donde tradicionalmente hay más tensión social; y donde el oficialismo espera que más presión política desde algunos sectores opositores. Se busca con la extensión del Precios Cuidados una ayuda al mantenimiento de la tranquilidad.

Hasta este lunes había negociaciones firmes en la Secretaría de Comercio de Miguel Braun, donde representantes de las principales empresas del país productoras de alimentos, bebidas y bienes de consumo masivo; discutían el listado que se presentará este martes. Curiosamente no había dudas en cuanto a los incrementos, cerrados en promedio entre 2 y 3%, con alzas más importantes en algunos rubros puntuales como azúcar, arroz y aceites.

La discusión se centró en los productos a incluir en la canasta, ya que desde el Gobierno se exigía que las primeras marcas estuvieran presentes; mientras que las mayores empresas del país participantes en el programa reclamaban cambiar sus productos más tradicionales por segundas y terceras líneas.