Gas: Pymes y comercios piden que la suba sea más gradual

Quieren que el Gobierno analice cuáles son los sectores que más dependen de la energía para producir. Además, le solicitarán que los incrementos se den de manera escalonada.
Miércoles 7 de septiembre de 2016
Las pequeñas industrias y comercios siguen con esperanzas de que el Gobierno decida implementar modificaciones a las tarifas de gas, que no fueron frenadas en la Justicia por la Corte Suprema, tal como ocurrió para el caso de los usuarios residenciales. De hecho, para hoy tienen prevista una reunión con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, con el de Producción, Francisco Cabrera, y con el jefe de gabinete económico, Gustavo Lopetegui.

Del encuentro participarán representantes de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) y de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En medio de preparación para esta reunión, desde ambas entidades recibieron una mala noticia: que el Juzgado Nº 3 de San Martín rechazó los amparos presentados porque interpretó que no son representativos del colectivo de la población.

En el encuentro con la prensa el lunes, Aranguren confirmó que rige el tope del 500% de aumento y detalló que, del total de usuarios comerciales, el 99% abona una factura promedio de $ 488 mensuales antes de impuestos, mientras que sólo el 1% restante paga $ 24.579 promedio, con el incremento que rige desde abril.

Desde Cgera afirmaron que van a apelar hoy la decisión en la Justicia, al tiempo que confirmaron que a los ministros pedirán un tratamiento diferencial, según se trate de Pymes que dependen más del gas en su proceso productivo a las que no, entre otras diferenciaciones. "Planteamos una segmentación del universo ya que no impacta de la misma manera los que tienen mano de obra intensiva que los que no, además de que del total hay sectores que dependen más del gas", sostuvo Ariel Aguilar, directivo de esta confederación, que es empresario de la manufactura del cuero.

En ese sentido, detalló que van a pedir a los ministros un esquema segmentado. "Vamos a tener que pensar en fuentes de trabajo o pagar las tarifas", describió, en relación de a la situación que, asegura, muchas pequeñas industrias atraviesan.

También pedirán que las tarifas de gas no experimenten un aumento lineal. "El otro punto tiene que ver con el escalonamiento de esos aumentos", agregó Aguilar. "Es muy difícil hacer estructura de costos cuando Aranguren dice una cosa y Federico Pinedo otra; por eso vamos a la reunión", dijo.

Ayer por la tarde el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, había dicho, tras una reunión con Aranguren, que el tope del 500% que rige para comercios e industrias quedaba sin efecto y que también se iba a aplicar el cuadro tarifario que el Gobierno propone para los usuarios residenciales, con una suba promedio de 200% desde octubre. Lo hizo tras salir de un encuentro que legisladores de Cambiemos mantuvieron con el ministro de Energía, antes del mediodía de ayer.

Por ese motivo, y en medio de las reuniones que Aranguren tuvo ayer con legisladores, gremios energéticos, jefes de bloques de la oposición y defensores del pueblo, el Gobierno salió a aclarar que se mantenía el esquema de aumentos para comercios e industrias con el tope del 500%, como se había informado inicialmente.

"Hay algunos sectores que son más vulnerables al tarifazo", describió Vicente Lourenzo, de la CAME. Y detalló que "la preocupación es, en particular, para las industrias que son energía dependiente, donde un ajuste de 400% ó 500% le repercute en sus costos, hasta tal punto que puede llegar a cerrar". Puso de ejemplo una fábrica de vidrios, donde necesitan tener los hornos prendidos de manera constante.

Sobre la reunión de hoy sostuvo que desde la CAME van a presentar un diagnóstico, sector por sector, a la vez que una propuesta. "La lógica indica que la aplicación de los aumentos debería ser más gradual, que permita una mejor adecuación", señaló.