Las provincias usan 40% de la deuda que toman para sueldos

Los créditos deberían usarse para obras de infraestructura pero son destinados a gastos corrientes. Argumentan que se trata de un “año bisagra”.
Domingo 11 de septiembre de 2016
A pesar de las promesas del Gobierno nacional de que el crédito externo sólo se usaría para financiar obras de infraestructura, las administraciones del interior del país arrastran balances en rojo y deben destinar parte de los recursos que obtuvieron en las colocaciones de deuda, al pago de sueldos y otros gastos denominados corrientes.

En lo que va de 2016, siete provincias que salieron al mercado sumaron un monto total colocado de US$ 5.892 millones. Según un relevamiento, entre un 30 y un 40% de esos fondos fueron para cubrir gastos corrientes.

Las provincias comenzaron a colocar deuda incluso antes del acuerdo con los holdouts, como es el caso de Buenos Aires que no estaba alcanzada por el fallo de Thomas Griesa. En marzo se colocaron US$ 1.250 millones a una tasa de 9,37% y otros US$ mil millones se sumaron en junio con tasas de 6 y 8% y destina el 40% a gastos corrientes, según estimaciones de privados.

La provincia del Chaco lo hizo en agosto con US$ 250 millones a una tasa de 9,50%, y economistas estimaron un gasto en sueldos también de 40%. Según estimaciones de mercado, Neuquén destina un 33% de su emisión de US$ 235 millones a pagos de salarios, Salta un 25%, Mendoza un 40%, Córdoba un 38% y Chubut un 40%. Las próximas a emitir como Santa Fe y Entre Ríos podrán hacerlo entre 32 y 20% respectivamente.

Más allá de la deuda, todas las provincias reciben recursos de la Nación que les girará este año unos $ 12.386 millones (3% de la devolución de la coparticipación) y $ 24.771 millones del préstamo del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la Anses, que corresponden al 6% de un total de más de $ 37 mil millones, según se estableció por ley.

Fuentes del gobierno nacional señalaron que “los fondos provenientes del FGS tienen libre disponibilidad y pueden ser destinados a pagos de sueldos. Estamos en un año que podría ser una bisagra y en las provincias encontramos algunas más comprometidas que otras que necesitan destinar parte de las emisiones en dólares a estos fines”.