Más "justicia por mano propia" en Zárate y San Martín

Un carnicero persiguió y mató a un ladrón en Zárate, mientras que un resimisero baleó de muerte al delincuente que intentó robarle su auto en Villa Ballester.
Miércoles 14 de septiembre de 2016
Dos nuevos casos de aparente "justicia por mano propia" se produjeron en las últimas horas en el Gran Buenos Aires, cuando, en el partido bonaerenses de Zárate un carnicero persiguió y mató a un ladrón, mientras que en San Martín, un remisero también ultimó a un delincuente luego de desarmarlo.

Los dos episodios se producen tras el intenso debate en torno a los "justicieros" que se reavivó en los últimos días de agosto pasado luego de que un médico matara a balazos a un delincuente que lo asaltó y le robó el auto

El último de los hechos se produjo alrededor de las 23:00 de anoche en la intersección de las calles Italia y Alsina, de San Martín, en el noroeste del Gran Buenos Aires.

En esas circunstancias, un remisero de 33 años mató a un delincuente que lo interceptó en el momento en el que llegaba a su casa.

El chofer fue detenido y ante la Policía declaró que cuando el asaltante lo amenazó con un arma de fuego, se resistió al atraco y en medio de un forcejeo, logró arrebatarle el arma y efectuarle un disparo.

Según indicaron voceros policiales, al menos un testigo dijo haber visto la escena y apoyó la versión del remisero.

No obstante, una versión deslizada por allegados a la investigación policial señalaba que el hecho se produjo en medio de una pelea.

Siempre de acuerdo con esa línea de la investigación, el hombre que murió vivía cerca del lugar y había salido de la cárcel.

Aparentemente se habría producido una pelea por motivos que podrían estar relacionados con el narcotráfico, que derivaron en el mortal desenlace.

Carnicero mató a "motochorro" en Zárate

En tanto, en horas del mediodía, un carnicero atropelló con su camioneta a dos "motochorros" que habían asaltado a su comercio, situado en la localidad de Zárate, y mató a uno de ellos.

El violento incidente ocurrió en la avenida Antártida Argentina, cerca de la intersección con Echeverría. Todo se inició cuando los delincuentes entraron al comercio con fines de robo y fueron repelidos por el dueño, llamado Daniel.

Los asaltantes, que aparentemente habrían hecho disparos, huyeron en la moto en la que habían llegado y el comerciante salió a perseguirlos en su Peugeot Partner.

El utilitario embistió la moto y uno de los asaltantes murió al quedar atrapado entre el vehículo y una columna, mientras que su cómplice escapó.

El hermano del comerciante, que ahora está detenido, dijo que lo único que quiere es "que salga" libre, "porque no es ningún delincuente.

El hombre, llamado Gabriel, aseguró que en el barrio todos conocen a su hermano y que "labura desde los siete añitos".

En declaraciones al un canal de cable, aseguró que no siente "lástima por el delincuente muerto, sino por su familia".

"Lo siento en el alma por sus padres, por si tenía mujer e hijos, por ellos. Pero uno, como todo ciudadano, tiene que defender lo que es de uno, el pequeño comercio que armó. A uno le cuesta las cosas", señaló.

El debate en torno a la justicia propia se volvió a abrir a partir del caso ocurrido en Loma Hermosa, partido de San Martín, el 26 de agosto pasado, cuando un médico mató a un ladrón que intentó robarle el auto.