Caen 3 policías y un penitenciario por proteger a narcos

Los acusan de permitir la venta de droga en la villa 1-11-14 a un capo peruano que está detenido desde 2015 en el penal de Villa Devoto
Miércoles 21 de septiembre de 2016
Tres policías de la Bonaerense –entre ellos un subcomisario– detenidos por darle cobertura a una banda de narcos peruanos que hacían delivery en su territorio (Villa Fiorito). Una organización de narcomenudeo que concentraba su logística en la villa 1-11-14 del Bajo Flores, en Capital, y estaba al mando de un peruano, preso desde 2015. Este, aun tras las rejas, daba las órdenes, vía celular. Y el jefe de seguridad de la cárcel de Devoto detenido, también imputado de obstaculizar el allanamiento a la “celda” del preso en cuestión.

Esta bomba perfecta explotó ayer a la mañana en diversos puntos de Capital Federal y el sur del conurbano bonaerense, donde se realizaron una decena de allanamientos simultáneos que el juez federal Claudio Bonadio encargó a la Policía Metropolitana. En ellos se secuestraron drogas, armas y autos, pero sobre todo se confirmó la permanencia de la 1-11-14 como un mercado de cocaína y marihuana, el uso de remises como sistema de entrega de la mercadería y también la necesaria complicidad policial para llevar adelante el negocio.

El operativo tuvo su origen en una causa iniciada hace un año y por la que fueron detenidos en su momento el matrimonio cabeza de la organización: Edwin Lerner García Jara, conocido como “Bolongo”, y su mujer “Stefy”, a la que Bonadio también ordenó requisar en su lugar de alojamiento, la cárcel de mujeres de Ezeiza.