El FBI se mete en la separación de Brad Pitt y Angelina Jolie

Investiga qué sucedió en el vuelo en el que viajaba el actor con Angelina Jolie y sus seis hijos. Los hechos desencadenaron el divorcio.
Viernes 23 de septiembre de 2016

El FBI ha confirmado que se están evaluando las acusaciones de abuso de menores tras una denuncia interpuesta contra el actor Brad Pitt. “El FBI sigue reuniendo hechos y evaluará si se llevará a cabo una investigación a nivel federal", dijo un portavoz a la revista People.

Pitt, de 52 años, supuestamente agredió "verbalmente y físicamente" a uno de sus seis hijos mientras la familia estaba volando en un avión privado de Francia hasta su casa de Los Ángeles, el pasado día 14 de septiembre. Al día siguiente de estos de estos hechos, la actriz, que iba en el vuelo, decidió separarse y el lunes pasado presentó los papeles de divorcio.

Inicialmente, medios estadounidenses informaron de que eran la policía de Los Ángeles y los servicios sociales quienes estaban investigando al actor, pero finalmente se ha sabido que la denuncia ha sido remitida al FBI bajo la jurisdicción especial de aeronaves debido a que el incidente se produjo en pleno vuelo. El actor está colaborando con las autoridades que investigan lo sucedido en ese vuelo.

En la denuncia interpuesta contra Brad Pitt se asegura que este se encontraba borracho cuando se produjeron los hechos. “Había bebido y hubo una discusión entre él y Angelina", ha dicho una fuente conocedora del caso. Sin embargo, otros declarantes apuntan a que el actor no alcanzó el abuso físico sobre uno de sus hijos. "Él no golpeó a su hijo en la cara. No hizo eso. Puso sus manos sobre él, sí, porque la confrontación fue una espiral sin control", agregó la fuente. En ningún momento se dice cuál de sus hijos fue la víctima del problema pero por los testimonios se deduce que se trata de uno de los tres varones de la ya expareja, que tiene seis hijos.

.

Esta situación puede ser clave en el desarrollo del divorcio de una pareja que desde que se unió hace 12 años ha facturado 494 millones de euros, según la revista Forbes. La actriz quiere quedarse con la custodia física de los pequeños y permitir visitas controladas del actor.