Córdoba: un muerto por fiesta ilegal y viral por Whatsapp

La víctima era el dueño de la casa donde 600 jóvenes se habían dado cita sin su permiso. Su hija le había pedido el lugar para festejar un cumpleaños pero el fin era otro.
Martes 27 de septiembre de 2016
Un hombre de 52 años murió de un infarto tras una acalorada discusión con uno de los aproximadamente 600 jóvenes que participaban de un fiesta clandestina organizada sin su consentimiento en su casa en la ciudad de Villa Allende, en el centro de la provincia de Córdoba.

La fiesta organizada por tres menores adolescentes a través del servicio de mensajería instantánea Whatsapp, realizada el sábado pasado terminó con una tragedia.

El propietario de la vivienda y padre de una de las adolescentes que había prestado el hogar ubicado en el country La Herradura para la realización de un cumpleaños -donde en principio asistirían 30 personas- falleció de un infarto por el estrés de lo que se transformó en una celebración mucho más grande.

El hombre llegó a su vivienda y se encontró con una escena inesperada: 600 adolescentes (menores de 17 años), música y alcohol.

Su hija le había pedido permiso para juntarse con amigos, aunque nunca se imaginó la cantidad que asistirían.

En comunicación con Canal 12 de Mendoza, un adolescente que concurrió a la fiesta dijo que luego de la muerte del hombre, la fiesta siguió por unos minutos hasta que llegó la ambulancia y se percataron de que "algo estaba mal".

Cuando intentaron reanimar al dueño de casa, ya estaba muerto.

La fiesta llevada a cabo el sábado en Villa Allende se venía organizando de forma clandestina hacía varios días.

La invitación se viralizó rápidamente por WhatsApp con claras especificaciones para los invitados: ser menores de 17 años, pagar 10 pesos de entrada y llevar algo para tomar, entre otras.

La conductora de de Canal 10, Alicia Poletto, disparó la temática que tiene que ver con una nueva polémica en el marco de los eventos juveniles.

Poletto había llevado a su hija de 14 años a dicho cumpleaños, y a las dos de la mañana recibió un llamado desesperado para que la vayan a buscar.

"Era un cumpleaños de un amigo de mi hija, no era una fiesta, no iban a haber más de 30 personas y fueron casi 600. A la 1.30 de la mañana recibí un llamado desesperado de mi hija. Se había armado lío porque los habían echado de la casa", relató Poletto a Radio Universidad.

"El padre dueño de la vivienda, ante tanto descontrol empezó a echar a la gente. Los chicos estaban descontrolados, algunos alcoholizados", continuó.

En medio de la discusión entre los chicos que no querían abandonar el hogar, una chica cayó al suelo golpeándose la cabeza.

La situación de desesperación generó que el adulto -que padecía de problemas cardíacos- se desmaye y fallezca en el mismo lugar.

El intendente de Villa Allende, Eduardo "el Gato" Romero, informó que la semana que viene anunciará la creación de una ordenanza para prohibir y controlar las fiestas clandestinas.

La iniciativa surge después de que un hombre muriera aparentemente por un paro cardíaco al constatar que su hija había organizado una fiesta clandestina en el barrio Golf de esa ciudad de Sierras Chicas.

"Vamos a ser estrictos con ese tipo de fiestas que se organizan clandestinamente. La semana que viene estaremos anunciando una ordenanza propia. La localidad Mendiolaza ya lo hizo. El problema es con las redes sociales. ¿Cómo controlamos lo que se comunica a través de internet?", indicó Romero.