Dos monjas cuelgan los hábitos para casarse entre ellas

Federica e Isabel se conocieron en la orden franciscana. ¿Qué opinará el Papa?
Jueves 29 de septiembre de 2016
Dos ex monjas, una italiana y una sudamericana, se casaron este miércoles en la localidad italiana de Pinerolo, cerca de Turín. El alcalde de la localidad, Luca Salvai, casó a Federica e Isabel, según informaron desde la municipalidad. Como la prensa había tenido conocimiento de la fecha del enlace, la boda fue adelantada un día para evitar a los curiosos.

"Nos gustaría que nuestra Iglesia acogiese a todas las personas que se quieren", dijo Federica, al ser entrevistada por los medios locales. Pero a ella todavía le queda un paso todavía más difícil: "No sólo le tengo que decir a mi padre que ya no soy monja, sino que soy muy feliz por haberme casado con Isabel".

La relación comenzó en el convento donde trabajaban codo a codo en una comunidad para la recuperación de la dependencia de la droga. Allí se conocieron, se hicieron amigas y luego, en algún momento, llegó el chispazo del amor, por lo que decidieron dejar los hábitos religiosos.

En teoría habían programado una festividad religiosa oficiada por el ex cura Franco Barbero, a quien el Vaticano excomulgó en 2003 por su proximidad con la comunidad homosexualidad. "Yo todavía me siento un cura de los pies a la cabeza", dijo. Y agregó: "no es la primera vez que caso a dos monjas".

Italia, un país de arraigada tradición católica, legalizó este año los matrimonios entre personas del mismo sexo. Es uno de los últimos países de la UE en hacerlo.