Santos convocó a Uribe y a los promotores del No

El actual presidente y el ex mandatario, que lideró la campaña en contra del acuerdo de paz, se reunirán para discutir sobre las modificaciones que pretenden.
Lunes 3 de octubre de 2016
Contra todo pronóstico, la opción del "No", en rechazo al acuerdo logrado por los negociadores del gobierno colombiano y las FARC en La Habana se impuso este domingo con el 50,21% de los 12,8 millones de votos válidos.

Rápidamente, Juan Manuel Santos intentó salir de la sorpresa y convocó a una reunión multipartidaria para escuchar a los sectores que triunfaron en la campaña, en busca de un pacto que destrabe el camino a la paz.

"Mañana mismo (lunes) convocaré a todas las fuerzas políticas, y en particular a las que se manifestaron hoy por el no, para escucharlas, abrir espacios de diálogo y determinar el camino a seguir", dijo el mandatario colombiano en su discurso. Las miradas estaban puestas en el ex presidente Álvaro Uribe, principal crítico del texto negociado con la guerrilla.

El senador del Centro Democrático realizó un llamado en su círculo político a no tomar el resultado como una victoria. "Pedimos que no haya violencia, que se le dé protección a la FARC y que cesen todos los delitos, incluidos el narcotráfico y la extorsión", lanzó más tarde, en tono conciliador. La vehemencia de la campaña, cuando llamó "narcoterroristas" a los miembros de la guerrilla, quedó fuera de su nuevo rol protagonista en el debate sobre la paz.

Aunque Uribe no confirmó su presencia en la reunión propuesta por Santos y podría enviar emisarios, se mostró con plena disposición al diálogo. "Queremos contribuir a un Acuerdo Nacional, que nos escuchen las razones. Sabemos que nuestros compatriotas del Sí nos escucharán y los escucharemos, pedimos lo mismo al Gobierno", expresó. En ese sentido, consideró necesario hacer "correctivos" en el acuerdo.

Entre los principales rechazos al acuerdo por parte de sus detractores, figuran la posible participación política de los cabecillas de las FARC en cargos públicos y la amnistía planteada para ciertos crímenes cometidos por la guerrilla. Además, exigen mayores reparaciones económicas para las víctimas, ya que acusan al grupo armado de haber amasado una fortuna con el narcotráfico.