Florida: 600.000 usuarios sin luz por huracán Matthew

Aunque por el momento el centro de la tormenta no tocó tierra, sus efectos ya se sienten con fuerza en ese estado. Piden que la gente no salga de sus casas.
Viernes 7 de octubre de 2016

El huracán Matthew, que se desplaza en paralelo muy cerca de la costa este de Florida, ya ha dejado 600.000 hogares sin electricidad en ese estado norteamericano, informó hoy el gobernador Rick Scott.

Aunque por el momento el centro de la tormenta no ha tocado tierra, sus efectos ya se sienten en el estado, que sufrió inundaciones en las zonas costeras. Numerosos árboles se derrumbaron ante los fortísimos vientos.

Una de las áreas más golpeadas es Brevard Country, al este de Orlando, en la costa de Florida, donde unas 146.000 viviendas quedaron sin electricidad. El presidente estadounidense, Barack Obama, hizo un llamamiento a los ciudadanos del país a obedecer a las autoridades locales y advirtió del riesgo.


"No salgan a la calle en ningún caso mientras arrecie la tormenta", alertó Scott. Sólo en Florida, 1,5 millones de personas fueron llamadas a abandonar sus viviendas, mientras las calles y carreteras están vacías. Más de 22.000 personas buscaron protección en albergues de emergencia.

A las 15:00 horas GMT, el centro de la tormenta se situaba a 155 kiómetros al sureste de la ciudad de Jacksonville, en el norte de Florida. Se desplaza en dirección norte-noroeste a una velocidad de 19 kilómetros por hora y se espera que continúe su recorrido a lo largo de la costa durante el día de hoy, según informó el Centro Nacional de Huracanes de Miami.

Se espera que vire hacia el norte en la noche del viernes o la madrugada del sábado y que continúe desplazándose a lo largo de las costas de Georgia y Carolina del Sur el sábado.

"Matthew" se ha debilitado ligeramente, con vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora, su fuerza fue rebajada a categoría 3 esta mañana y se espera que continúe así durante su recorrido ante la costa de los tres estados norteamericanos.

Sin embargo, pese a este debilitamiento, la tormenta podría causar graves daños en el sudeste de Estados Unidos.

El servicio meteorológico alertó de que hay condiciones "que ponen en peligro la vida". Pese a su bajada de categoría, el huracán sigue siendo "extremadamente peligroso" y podría dejar algunas zonas del centro de Florida inhabitables durante semanas o meses. Según la CNN, la última vez que las autoridades alertaron de esta manera fue antes del huracán "Katrina" en 2005.

Obama decretó el estado de emergencia para Florida, Carolina del Sur y Georgia, donde se temen inundaciones, cortes de luz y destrucción. Con ello se facilita la llegada de ayuda desde Washington.

Millones de estadounidenses han desalojado ya las áreas costeras de los tres estados, en la mayor operación de evacuación desde la tormenta "Sandy", que azotó el este en 2012. Unos 4.500 miembros de la Guardia Nacional están desplegados para ayudar en las zonas más afectadas.

"Matthew" llega a Estados Unidos tras sembrar la destrucción en Haití, donde murieron al menos 283 personas en el Departamento Sur, el más afectado, según la radio televisión Caraibes. "La situación es catastrófica", aseguró el presidente interino de Haití, Jocelerme Privert.