Piden procesar a las tres monjas que ayudaron a López

La Sala II de la Cámara Federal debe decidir si quienes asistieron al exSecretario de Obra Pública kirchnerista deben ser acusadas por encubrimiento.
Lunes 17 de octubre de 2016
El fiscal Germán Moldes solicitó procesar a tres monjas que ayudaron a José López, ex Secretario de Obra Pública kirchnerista, a ingresar los bolsos con 9 millones de dólares al convento de General Rodríguez la noche del 14 de junio.

Se trata de las religiosas Celia Inés Aparicio, María Antonia Casás y Marcela Estefanía Albín.

Otra de las monjas, que tiene 95 años y es conocida como la "Madre Alba", fue declarada inimputable.

Ahora, la Sala II de la Cámara Federal debe decidir si quienes asistieron al ex funcionario deben ser acusadas por encubrimiento. Moldes ya había desestimado los testimonios de las monjas que aseguraron que en los bolsos había dinero para una obra edilicia en el convento y comestibles. Lo hizo cuando listó los relojes de alta gama que se hallaron dentro de los bolsos en poder de López.

Moldes señaló -para sostener que las monjas encubrieron a López- que dejaron durante un buen rato a la policía en la puerta del convento: "El recelo y la morosidad puestos de manifiesto para franquearle el ingreso a la policía se contrapone con la familiaridad desplegada en la recepción de los bultos de López. ¿Qué otra inferencia razonable puede realizarse sobre las evasivas y subterfugios ensayados para entretener y retrasar el ingreso del personal policial? Para mi gusto, ninguna", señaló el fiscal


Moldes analizó las imágenes de las cámaras de seguridad del monasterio en las que las monjas ayudan a López y desestimó el argumento que aseguraba que el ex funcionario se dirigía a una especie de retiro espiritual. El fiscal señaló que "La actitud y el lenguaje corporal de los actores de la escena no parecen adecuarse al alegado acogimiento de un alma en pena necesitada de un retiro espiritual".

Para Moldes, las monjas acogieron a López porque el ex funcionario tenía una relación estrecha con las autoridades religiosas de la zona, y además había financiado obras con dinero público: "Así fácilmente se advierte la relación del mencionado con la Iglesia, forjada mediante la canalización de fondos estatales para la realización de obras, lo que a nuestro entender explica la predisposición a recibir al imputado a esa hora de la madrugada para acoger los bolsos con dinero y joyas".

Moldes concluyó que "La promiscuidad de las acciones desplegadas por las hermanas y López, se condice con igual situación respecto a la existencia en el mismo predio de esta suerte de Convento con Monasterio, cuyas ambiguas finalidades y funciones parecen diferir entre sí. Más lo cierto es que la existencia en ese lugar de un sector destinado al retiro espiritual, nada tiene que ver con los acontecimientos aquí pesquisados”.