Aprender 2016: "El problema es el tipo de evaluación"

Silvia Gvirtz, doctora en Eduación, cuestionó que las prueba sean "multiple choice" y que el Gobierno no haya convocado a la comunidad educativa para confeccionarla. Fue entrevistada por Paulino Rodrigues en Radio Latina 101.1.
Martes 18 de octubre de 2016

Silvina Gvirtz, doctora en Educación y secretaria del Conicet, fue entrevistada en Radio Latina 101.1 por el periodista Paulino Rodrígues acerca de la evaluación educativa nacional “Aprender 2016” que es resistida y criticada por un sector del gremio docente, padres y alumnos.

¿Qué impresión te despierta la evaluación?
Evaluar es importante, clave y necesario. El problema es el tipo de evaluación. Es una prueba multiple choice, que son de respuesta cerrada que no permiten medir conocimientos complejos. Por ejemplo la capacidad de producción escrita de un chico o su capacidad de pensamiento matemático. Hay una brecha entre lo que pretende medir la prueba y lo que se le pide a los docentes que enseñen. Nuestros estudiantes no tienen pruebas de opción múltiple, no tienen práctica. Además no se consensuó con los docentes. Por eso hay muchas escuelas de paro. Los resultados de las pruebas ISA, que se tomaron en 2015 van a estar disponibles en diciembre de 2016.

¿Cómo se hace en otras partes del mundo?
Se mezclan preguntas de opción cerrada y abiertas. Una de las preguntas que creo que están en el examen, que me llegó por Whatsapp, dice “cuantas horas hay en una semana de cinco días”. Esa pregunta te condiciona desde la consigna que el problema matemático en si. Una semana tiene 7 días. Es una pregunta capciosa. Habría que haber reunido a la comunidad educativa para consensuar las preguntas.

El último fue en 2013 y los resultados estuvieron dos años después...
Hubo mucha mora. Tendrían que haber estado un año después. Con la pregunta cerrada van a estar en diciembre. Si queremos mejorar la educación tenemos los resultados de las pruebas PISA y las pruebas de la UNESCO. Todavía no se sabe qué es lo que se pretende evaluar.

El Gobierno anterior desconocía las pruebas PISA...
La decisión política fue mantenerlas. El Gobierno decide estar o no estar. Si el Gobierno hubiese estado en contra no hubiese participado. No es obligatorio y los estados pagan por estar. En 2009. 2012 y 2015 la Argentina decidió participar. Si queremos mejorar la calidad tenemos un montón de indicadores. Tenemos que elevar la jornada educativa a 8 horas, no 4 como es ahora. Siempre la culpa es del docente y no de las políticas que se toman para que el docente sea o no mejor. Hay que reconocer que estamos mal en términos de calidad.