Domínguez, Angelici, Boca, Conmebol, vínculos secretos

Noticias relacionadas

 


La postergada Superfinal por Copa Libertadores entre River y Boca derivó en un escándalo que adoptó formas de guerra total entre los dos eternos rivales del fútbol argentino. Pero, como tantas otras veces, en esta historia hay relaciones secretas, intrigas y un lado oscuro que podría explicar ciertas situaciones o, incluso, modificar el curso de los futuros acontecimientos.

 

Es que ahora se sabe que Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, que este martes resolvió jugar el partido en el exterior y sacarle la posibilidad de localía a River, tiene un vínculo -hasta ahora- desconocido con el equipo Xeneize.

 

Todo empezó hace largo rato. El padre del presidente de la Conmebol, Osvaldo Domínguez Dibb, fue presidente del Club Olimpia de Paraguay (1974-1990 y 1995-2004) y se hizo íntimo amigo de Alberto J. Armando y su esposa, María Mercedes. El vínculo se estrechó aún más cuando los Domínguez se convirtieron en padrinos del casamiento de Alberto J. Armando y María Mercedes. Armando fue presidente de Boca por más de 20 años; un largo período de gloria total para Boca, en los que obtuvo dos Copas Libertadores y una Copa Intercontinental.

 

La relación, sin embargo, tuvo otras vueltas más para hacerse más fuerte todavía, ya que Armando fue padrino de bautismo del hermano menor de Alejandro, Emilio Domínguez. El aprecio, y más que eso, se mantuvo firme entre las familias por años, y de hecho, en 2002, María Mercedes visitó al padre de Alejandro Domínguez para su cumpleaños; el mismo año en que Olimpia de Paraguay consiguió su tercera copa Libertadores.

 

Y hay más: los hijos de otro de los hermanos de Alejandro Domínguez, Julio Osvaldo, fueron a la Bombonera y hasta se dieron el gusto de vestir camisetas de Boca enviadas curiosamente por el actual presidente del club, Daniel Angelici. Pero eso no es todo: a lo anterior hay que sumarle la amistad del actual presidente de la Conmebol con el presidente argentino Mauricio Macri.

 

Ahora, y con el resultado final de la cumbre entre Boca, River y la Conmebol este martes en Paraguay, esas relaciones parecen cobrar otra vida y a muchos les despiertan varias sospechas.