Peligro: cárceles, informe de Canal 26, policiales, delito, inseguridad, Canal 26

 

El problema de la inseguridad en la Argentina, no sólo afecta a la gente que debe
enfrentarse al delito a diario en las calles. El tema también incluye el complicado
estado de cosas en las cárceles del país.

 

Canal 26 presenta un informe exclusivo que desnuda la realidad y muestra claramente la complicada coyuntura que ha transformado a esas mismas cárceles en verdaderas "universidades del delito", con una superpoblación alarmante.

 

Con este marco, una hipótesis preocupa, y mucho, al conjunto de la sociedad: muchos creen que a la hora de definir condenas, algunos jueces de la Nación, ponen en la balanza esa superpoblación carcelaria para -en definitiva- no enviar más delincuentes a los establecimientos del Servicio Penitenciario Federal.

 

Esta posibilidad, no hace más que agravar la inseguridad. Para muchos, la emergencia carcelaria decretada hace poco por el Gobierno de Mauricio Macri podría ser un principio de solución al problema; sin embargo (como con tantas otras medidas de la Administración macrista), la resolución llegaría a largo plazo. Y la seguridad de la gente, no puede esperar.

 

 

Según el abogado penalista Gabriel Becker, especialista en temas carcelarios, consultado por Canal 26, "se da una situación similar a la del 2001, los juzgados han limitado las excarcelaciones y además han limitado los beneficios de ejecución penal; por lo cual hay menos gente que sale en libertad estando detenida, y mucha gente que está implicada en delitos queda detenida y no es excarcelada".

 

De este modo surge, inevitable, un interrogante: ¿la Justicia argentina es más
flexible por falta de prisiones?

 

La dura conclusión es que un sistema prevista para cierta cantidad de detenidos,
termina colapsando. La consecuencia es la peligrosa y denigrante superpoblación.

 

Actualmente, la población carcelaria en el país supera a los 13.000 internos, y eso significa que está excedida en un 12%. El dato en provincia de Buenos Aires, concretamente, resulta más preocupante: las cárceles provinciales están excedidas en un 50% o 60%.

 

La resultante de esta superpoblación, es el hacinamiento de los detenidos; lo cual lleva a la saturación del sistema carcelaria que, luego, deriva en más inseguridad.

 

En este complejo contexto, las cárceles se convierten en "universidades del delito", donde se aprende lo que no se sabía, con la esperanza de salir (de los
delincuentes), para volver a delinquir y no ser atrapados nunca más.