Retenciones, al Congreso

La presidenta anunció que someterá al voto de los legisladores el principal punto del conflicto con el Campo, algo que reclamaban desde varios sectores. Además, afirmó que el diálogo debe ser a partir de que “definitivamente no se corten más rutas ni se entorpezca la vida de los argentinos”.
Martes 17 de junio de 2008

"Quiero anunciarles que voy a enviar al Parlamento un proyecto de ley de esta medida de retenciones móviles que tanto revuelo causó a un sector que hace 90 días corta rutas e impide el tránsito libre", agregó.

En ese contexto, Cristina apuntó: "Porque si no les basta con esta Presidenta que tuvo el 46 por ciento de los votos y el uso de sus facultades para redistribución del ingreso y para que los alimentos argentinos tengan precio accesible, voy a enviar el proyecto al Parlamento para que también sea tratada la medida".

Cristina hizo el anuncio en Casa de Gobierno durante el acto donde se rindió homenaje a las víctimas del bombardeo a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955.

Ahora, el Congreso debe abrir un debate en base al proyecto que enviará al gobierno, y cuya extensión dependerá exclusivamente de los acuerdos y consensos que se logren entre los bloques parlamentarios.

Cristina señaló que "siempre estuvimos dispuestos al diálogo, pero el diálogo debe ser a partir de que no se corten rutas".

Y remarcó: "No quiero un país, una democracia corporativa, donde se maneje desde la Sociedad Rural con cacerolas y cortes de ruta".

"Quiero llamar a todos los argentinos, a muchos que he leído están preocupados por la imagen internacional cuando los piquetes sociales ¿cuál es la imagen internacional cuando las resoluciones se pretenden derogar desde la Sociedad Rural con cortes de ruta?", añadió.

La Presidenta exhortó al "respeto por la democracia, por los poderes legalmente constituidos. Democracia del pueblo y no de las corporaciones".

Cristina además se refirió a la Justicia y resaltó que el ex presidente Néstor Kirchner haya cambiado una Corte Suprema que "era una vergüenza".

Recordó que militantes sociales sufrieron cárcel por reclamar comida y señaló que "me gustaría también que cuando un estanciero corte la ruta y desabastezca" fuera tratado con la misma medida.

También subrayó que quienes no están de acuerdo con este modelo "se organicen en un partido, se presenten a elecciones y traten de ganarlas".

"Aquellos ciudadanos que están en desacuerdo pueden recurrir a la justicia, y si quieren cambiar el modelo deben organizar un partido político, presentarse a elecciones y ganarlas", dijo.

La Presidenta también convocó al acto en Plaza de Mayo que se realizará este miércoles.

"Una plaza que no es de los peronistas, es de los argentinos, esas mujeres de pañuelo blanco (Madres de Plaza de Mayo) las convirtieron en plaza de todos los argentinos".

La Presidenta también se refirió al bombardeo de Plaza de Mayo en junio de 1955 realizado por aviones de la Marina.

"Sería fácil pensar que fueron únicamente militares los que bombardearon, nunca en la historia reciente los golpes de Estado han tenido sólo protagonistas militares. Es tal vez, encontrar un fantástico chivo emisario, las Fuerzas Armadas argentinas, más allá de responsabilidades, siempre han sido utilizadas como mascarón de proa", sostuvo.

Sostuvo que de allí en más "como desde el 30, se instaló en Argentina la impotencia de aquellos civiles que incapaces de organizar un proyecto político, utilizaban a las Fuerzas Armadas para interrumpir los procesos democráticos".

En ese marco, resaltó que "siempre fueron los jóvenes los que pusieron la sangre, en el 55, en el 76, en Malvinas y en los días de diciembre de 2001".

"Por todas esas cosas, y en nombre de todos, les pido a todos los argentinos, respetemos todos los días la democracia", remarcó.

La Presidenta encabezó este martes el acto por el 53er aniversario de los bombardeos en Plaza de Mayo acompañada por el vicepresidente Julio Cobos; el Jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el presidente provisional del Senado, José Pampuro; y el presidente de la Cámara de Diutados, Eduardo Fellner.

A su izquierda, en primera fila, se ubicaron los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli; de Mendoza, Celso Jaque; de Formosa, Gildo Infrán; de La Rioja, Luis Beder Herrera; de San Juan, José Luis Gioja; y de Tucumán, José Alperovich.

Detrás de ellos se situaron el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el presidente del PJ, Néstor Kirchner; el canciller Jorge Taiana; los ministros de Salud, Graciela Ocaña; el ministro de Economía, Carlos Fernández; el ministro de Planificación, Julio de Vido; y el ministro de Justicia, Aníbal Fernández.

En tercera fila se ubicaron el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; la ministra de Desarrollo social, Alicia Kirchner; el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco; el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini.

Además estuvieron presentes los diputados José María Díaz Bancalari, Carlos Kunkel, Edgardo Depetri, Victoria Donda y Adela Segarra; el ex senador Antonio Cafiero, el vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini, y las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre otros.